COMPARTIR

Artículos de Salud

¡No te deshidrates!

12  Septiembre  2016

Dra. Rocío García De la Garza.  Especialista en Medicina Interna.

La deshidratación ocurre cuando no se bebe una cantidad suficiente de líquido o cuando se pierde más líquido corporal de los requerimientos necesarios. Suele presentarse con más frecuencia en los niños pequeños y los bebés, debido a que sus cuerpos son más pequeños y tienen menor reserva de líquidos. Otro grupo de población que es más vulnerable es el adulto mayor, ya que suelen disminuir la ingesta de líquidos.

Se puede presentar en tres niveles: leve, moderada o severa, dependiendo de la cantidad de líquido corporal que se haya perdido o no se haya repuesto.

En la deshidratación leve o moderada los síntomas que se pueden presentar son:

  • Sed
  • Boca seca o pegajosa
  • No orinar mucho
  • Orina amarilla oscura
  • Piel seca y fría
  • Dolor de cabeza
  • Calambres musculares
  • Somnolencia o cansancio
  • Estreñimiento
  • Mareo o aturdimiento

Mientras que en la deshidratación severa pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Sed extrema
  • No orinar u orina amarilla muy oscura o de color ámbar
  • Irritabilidad o confusión
  • Mareo o aturdimiento
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Respiración rápida
  • Apatía
  • Shock (flujo sanguíneo insuficiente a través del cuerpo)
  • Boca, piel y membranas mucosas muy secas
  • Falta de sudoración
  • Ojos hundidos
  • Piel arrugada y seca
  • Presión arterial baja
  • No le salen lágrimas cuando llora
  • Fiebre
  • En los casos más graves, el delirio o inconsciencia

Causas

Una de las principales causas que pueden generar la deshidratación son las enfermedades gastrointestinales, las cuales ocasionan que se pierda mucho líquido a través del vómito y la diarrea. Otros factores que contribuyen a este problema es la sudoración excesiva, la cual se puede dar por el ejercicio, fiebre, orinar mucho, entre otras causas.

Otra causa es no ingerir suficientes líquidos, lo cual puede ser por náusea, dolor de garganta, úlceras bucales u otros motivos.

Tratamiento

Si ya se tiene deshidratación la forma en la que se puede tratar es:

  • Tomando sorbos de agua o chupar cubitos de hielo.
  • Beber agua o bebidas que contengan electrólitos.

En caso de tener una deshidratación más grave o sufrir insolación se debe acudir al hospital, donde se le proveerá la atención y los cuidados necesarios.

Para evitar la deshidratación se recomienda beber abundante líquido todos los días, en especial en los días más calurosos. Si se presenta fiebre, vómito o diarrea se debe tomar mucho líquido y comer alimentos con alto contenido de agua como las frutas y verduras, las cuales ayudarán a prevenir este tipo de problema.

Contacto:
Teléfono: (81)8389.8343

BUSCA TU ESPECIALISTA