COMPARTIR

Artículos de Salud

¿Cómo prepararme para una Resonancia Magnética?

23  Junio  2017

Dr. Antonio Guardiola Fernández.  Especialista en Radiología e Imagen.

En la actualidad la tecnología médica brinda herramientas que ayudan a tener un conocimiento más preciso del cuerpo humano y su funcionamiento, así como de sus enfermedades. Los estudios de imagen permiten observar anormalidades en diferentes partes del cuerpo, incluso órganos como el corazón y el cerebro.

¿La Resonancia Magnética utiliza radiación?

La Resonancia Magnética (RM), a diferencia de los rayos X que son utilizados para generar las imágenes en la Tomografía Computarizada o TC y también en radiografías comunes, no utiliza radiación "ionizante", lo cual resulta en mayor seguridad para el paciente, considerando por lo mismo a este método de imagen para  estudios  de seguimiento o control de padecimientos crónicos. Estos estudios: -TC, radiografías y RM- en ocasiones se complementan entre sí, no puede hablarse en términos de cuál sea mejor que otro, pues cada uno tiene aplicaciones definidas. El médico tratante es el responsable de determinar cuál es el método idóneo, de acuerdo a la situación clínica de cada paciente.

¿Qué pasará en una Resonancia Magnética?

La Resonancia Magnética obtiene las imágenes a través de un campo magnético de alta potencia y ondas de radio-frecuencia. Es por ello que antes de iniciar un estudio de resonancia magnética, el personal técnico del área presentará al paciente o familiar del mismo, un cuestionario orientado a conocer si el paciente es portador de marcapasos u otros dispositivos metálicos como clavos, placas o tornillos en huesos, stents en arterias, material de ortodoncia en cavidad oral, entre otros, ya que en caso positivo, se deberán tomar medidas de precaución que van, desde planear el estudio evitando al máximo los artefactos que pudieran generar estos materiales, hasta la cancelación del mismo, cuando existan contraindicaciones importantes para el estudio, por el riesgo de dañar un marcapasos u ocasionar lesiones al paciente por "calentamiento" del metal durante el estudio.

En caso de no encontrarse impedimento para el estudio, el técnico pedirá al paciente que, además retirar su ropa y colocarse una bata, retire de su cuerpo todos los artículos metálicos y/o magnéticos, como cadenas, relojes, aretes, cinturones, bolígrafos, tarjetas de crédito y celulares, ya que además de interferir con el funcionamiento del aparato, la potencia del campo magnético los "arrancaría" de su ubicación cerca del paciente, para "pegarlos" al magneto, con fuerza y velocidad tal, que podría lesionar al paciente o al técnico que lo acompañe en la sala de estudio.

Durante la adquisición de las imágenes del estudio, el equipo, si bien puede hacer algo de ruido, no provoca ningún dolor. El paciente se recuesta en una camilla deslizable, que lo mueve a lo largo de un amplio "túnel", que representa el interior del aparato. El eventual estrés que pudiera generar en algunas personas el ubicarse dentro de un túnel durante el estudio, se minimiza gracias al diámetro amplio de dicho túnel en nuestros equipos. Podría compararse con un gran tubo, abierto por los extremos.

Hay estudios cortos, que pueden durar entre veinte y treinta minutos, otros pueden ser más complejos y requerir más tiempo. El paciente debe permanecer totalmente, quieto para poder obtener imágenes de buena calidad y no tener que repetirlas. Cualquier inquietud o sensación extraña, puede comunicarla al personal encargado del procedimiento, a través de un pequeño intercomunicador que se le facilita al paciente, ya que el personal se encuentra en el "cuarto de controles operativos del equipo", adyacente a la máquina. .

Para algunos estudios se requerirá que el paciente tome un líquido conocido como medio de contraste o bien que el contraste se inyecte a través de alguna vena del antebrazo. Los contrastes permiten ver con mayor precisión los detalles determinantes para un diagnóstico. En el caso de medios de contraste por vía oral, el sabor puede ser un poco extraño, salado. La inyección del contraste por la vena sólo generará muy discreto calor, pasajero rápidamente.

Al finalizar el estudio, en el caso de pacientes no hospitalizados, pueden  reincorporarse inmediatamente a sus actividades habituales. Las imágenes de la RM deberán ser analizadas e interpretadas por un médico especialista en Radiología, quien emitirá un reporte diagnóstico dirigido al médico tratante.

La Resonancia Magnética es una herramienta de gran utilidad para llegar a diagnósticos precisos, así como para planear cirugías y dar seguimiento a múltiples padecimientos. En general contribuye a ofrecer a los pacientes una mejor calidad de vida, gracias a poder orientar hacia tratamientos adecuados a la situación particular de cada paciente.

Contacto
Radiología e Imagenología
Teléfono: (81) 8333.0527 y (81) 8347.1010 ext. 8366-8369
Correo electrónico: atencion1.radiologia@servicios.tecsalud.mx y atencion2.radiologia@servicios.tecsalud.mx

BUSCA TU ESPECIALISTA