COMPARTIR

Artículos de Salud

¿Vaping? piénsalo dos veces

01  Octubre  2019

Dr. Juan Francisco Moreno Hoyos Abril.  Especialista en Medicina Crítica, Neumología.

Está demostrado que fumar es un hábito dañino. Hoy en día podríamos decir que cualquiera lo sabe y conoce sus efectos en el organismo, principalmente en el sistema cardiovascular y respiratorio.

Muchas personas han dejado de consumir cigarros sustituyéndolos con cigarros electrónicos, un hábito conocido como vaping: mezclando nicotina y un vehículo que habitualmente incluye saborizantes se genera vapor, el cual es inhalado por el fumador.

Estos dispositivos se han vuelto muy populares al ser considerados menos dañinos que los cigarros. Sin embargo, por ser relativamente nuevos, aún se desconocen sus efectos en la salud a largo plazo.

Si bien un cigarro electrónico expone a una persona a menos químicos dañinos que un cigarro (de entrada no desprende alquitrán ni monóxido de carbono), esto no quiere decir que esté libre de sustancias peligrosas para el organismo.

Nicotina, sustancia de alto riesgo

La nicotina, la sustancia más adictiva en los cigarros, se utiliza también en los cigarros electrónicos provocando la misma adicción. Incluso en estos últimos, el consumidor puede elevar la dosis de la misma a su gusto.

Esta sustancia tiene diversos efectos en nuestro organismo: eleva los niveles de la presión sanguínea y también de la adrenalina; y en el caso de pacientes con enfermedad cardíaca, esto puede deteriorar su condición.

Además, al generar adicción, la nicotina provoca síndrome de abstinencia al no ser consumida cuando el cuerpo lo pide, el cual se manifiesta con sensación de ansiedad, irritabilidad e incluso problemas para dormir.

Los jóvenes lo prefieren electrónico

Entre adultos jóvenes el cigarro electrónico ha ganado popularidad entre otras cosas por no generar el molesto humo de cigarro que tan mala fama ha ganado, porque se vende con saborizantes atractivos, y porque aparentemente, sería mucho menos nocivo. Sin embargo, la evidencia apunta a que sí puede hacer mucho daño.

Algunos síntomas que presentan los jóvenes consumidores de cigarro electrónico van desde falta de aliento, vómito, diarrea, fiebre, tos, dolor de pecho y afectación de los pulmones similar a la neumonía.

Aún no está claro qué sustancias provocan estos síntomas. Los estudios para determinarlo están en curso, pero hoy por hoy las consecuencias incluyen hospitalización de los consumidores y problemas pulmonares serios.

El cigarro electrónico se ha considerado por algunos como una opción para dejar el hábito de fumar, aunque existen mejores alternativas que el cigarro electrónico para dejar de hacerlo.

Pero para quienes jamás han fumado, es un riesgo latente y una puerta de entrada para otras sustancias adictivas. Los jóvenes deben estar informados, y comprender que, en pocas palabras, un cigarro electrónico no es inofensivo.

Contacto:
Medicina Interna
Teléfono: 81.8347.1010

BUSCA TU ESPECIALISTA