COMPARTIR

Artículos de Salud

Artritis en la columna vertebral

03  Junio  2015

Dr. María Luisa García.  Especialista en Reumatología.

¿Qué es la artritis?

Es la inflamación de una o más articulaciones, que es el área donde dos huesos se unen, provocando la degradación del cartílago y causando dolor, hinchazón y rigidez.

Existen diferentes tipos de artritis, entre los más comunes se encuentra la espondilitis anquilosante.

Espondilitis anquilosante

Este tipo de artritis afecta los huesos y articulaciones de la columna vertebral y su unión con la pelvis.

Su causa aún se desconoce pero es muy probable que los genes y el medio ambiente estén implicados en este padecimiento.

El padecimiento de esta enfermedad comienza entre los 20 y 40 años y se presenta como dolor y rigidez por las noches, pérdida de flexibilidad y en algunos casos, los síntomas pueden ser fiebre y pérdida de peso.

¿Cómo se diagnostica la espondilitis?

Cuando se presentan alguno de los síntomas es necesario acudir con un reumatólogo para realizar un examen físico y de sangre, así como revisar los antecedentes familiares y sacar radiografías.

No existe una cura para esta enfermedad. Algunos medicamentos pueden ayudar a disminuir los síntomas y evitar que la enfermedad empeore.

Entre los diferentes tratamientos para la espondilitis esta el realizar ejercicio e ingerir una dieta saludable para tener un fortalecimiento y aliviar el dolor.

Cuando las articulaciones se fusionan y hay pérdida de movilidad se puede considerar recurrir a cirugía para remplazar las articulaciones dañadas.

Consejos para mejorar su calidad de vida si sufre espondilitis

Visitar al médico constantemente y seguir el plan de medicamento que él le indique puede ayudar a disminuir el dolor en la columna.

Otros consejos para tener una vida normal son:

  • Hacer ejercicio: mantenerse activo es muy importante ya que las rutinas de ejercicio son importantes para fortalecer la espalda y el cuello.
  • Mantener una buena postura: dormir boca arriba, caminar con la espalda recta y sentarse con los hombros hacia atrás y el cuello con la cabeza erecta ayuda a evitar que las articulaciones se fusionen en posiciones indeseables.
  • Dejar el cigarro: una de las mejores cosas que puede hacer es dejar de fumar, debido a que la espondilitis puede afectar el tórax y los pulmones dificultando la respiración, además de ser un factor importante para el desarrollo de osteoporosis.

La mayoría de las personas que padecen espondilitis anquilosante pueden continuar con una vida productiva y desarrollar sus labores del trabajo y hogar de manera normal, solo evite levantar objetos pesados o permanecer en posiciones incomodas.

Contacto
Hospital San José
(81) 8348.0448

BUSCA TU ESPECIALISTA