COMPARTIR

Artículos de Salud

Cirugía en adultos mayores: ¿cuáles son las más frecuentes?

18  Agosto  2017

Dr. José Antonio Solano.  Especialista en Geriatría, Medicina Interna.

En términos generales, se considera adulto mayor a una persona a partir de los 60 años. En años recientes, una persona de esta edad puede gozar de una excelente salud si ha procurado buenos hábitos en general. Sin embargo, las funciones del cuerpo pueden ir disminuyendo su eficacia, y hacer necesaria una cirugía para mejorar la calidad de vida. También pueden ocurrir situaciones de emergencia que ameriten una intervención quirúrgica, como infartos o casos de apendicitis. Algunas de las cirugías realizadas en adultos mayores son las siguientes:

  • Cirugía de rodilla y cadera, con colocación de prótesis
  • Cirugía por problemas de próstata
  • Abdominales, como vesícula biliar, apendicitis, hernias, colon
  • Histerectomía (quitar la matriz)
  • Cirugía para remover tumores cancerosos
  • Cirugía de cataratas, para quitar el lente dañado del ojo del paciente, y colocar un lente artificial intraocular

Amputación de miembros, mastectomías, atención de úlceras, colocación de implantes cardíacos, así como extirpación de venas varicosas son otras intervenciones quirúrgicas en adultos mayores.

La medicina hoy permite que algunos procedimientos puedan realizarse por medio de laparoscopía, una técnica que permite mínima invasión al cuerpo del paciente. Esto hace más llevadero el proceso de recuperación, sin embargo, no todos pueden realizarse así y requieren una cirugía mayor.

Para decidir si la intervención quirúrgica es conveniente, el médico geriatra, especialista en la tercera edad, es quien evaluará al paciente tomando en cuenta su estado de salud en general:

  • Enfermedades preexistentes y actuales, y cómo pueden desarrollarse nuevas enfermedades a partir de la cirugía, así como el consumo de medicamentos.
  • Estado mental del paciente: lenguaje, memoria, ubicación en tiempo y espacio.
  • Desenvolvimiento en la vida diaria: desde el auto cuidado básico (bañarse, comer, vestirse), hasta actividades más complejas como conducir un vehículo, viajar, trabajar.
  • Situación social: ¿cómo es el círculo inmediato de apoyo del paciente? ¿tiene ayuda? ¿con quién se desenvuelve cotidianamente?

Una vez evaluados los riesgos y beneficios del procedimiento, el médico ofrecerá la mejor alternativa al paciente. Asimismo, determinará cómo será su manejo después de la cirugía, tomando en cuenta:

  • Manejo del dolor: en general es posible que el paciente tenga poco o ningún dolor, usando los tratamientos adecuados.
  • Movilización: lo mejor es que el paciente se mueva lo antes posible, para prevenir llagas o rigidez, entre otras complicaciones incluso de tipo mental.
  • Catéteres: uso y remoción oportuna para prevenir infecciones.
  • En ocasiones los pacientes ya mayores (80 años en adelante) presentan después de la cirugía un estado de confusión aguda, que se resuelve conforme mejora su situación física y médica, siempre y cuando se atienda de manera apropiada. Esto puede prevenirse, y para ello, el médico hará la evaluación adecuada antes de la cirugía.

En caso de cirugía de adulto mayor, lo mejor es asesorarse con un geriatra, para resolver todas las dudas que puedan surgir en cuanto a estos procedimientos que tienen qué ver con una etapa de vida diferente, procurando así la mejor calidad de vida posible al paciente durante y después de la intervención.

Contacto
Información
Teléfono: (81) 8347.1010 ext. 2105

BUSCA TU ESPECIALISTA