COMPARTIR

Artículos de Salud

Dermatitis atópica

28  Diciembre  2016

Dr. Roger Adrián González Ramírez.  Especialista en Dermatología.

La dermatitis atópica (DA) es una enfermedad crónica de la piel, ocasionada por factores genéticos en combinación con ambientales, pero hasta el momento no se conoce una causa específica, y da como resultado una incapacidad de la piel de mantenerse hidratada. El término atopia hace referencia a los elementos presentes en el organismo que tienden a desarrollar condiciones alérgicas que pueden ser en diversos organos: nariz (rinitis), ojos (conjuntivitis), pulmones (asma), entre otros.  

Este padecimiento se presenta comúnmente en bebés y niños, conforme van creciendo puede mejorar o hasta desaparecer. En algunos casos puede presentarse de primera vez en jovenes y adultos jóvenes, aunque en menor frecuencia, pero habitualmente con presentaciones más severas. Es un padecimiento que tiene una influencia hereditaria, sin embargo no es contagioso.

El síntoma mas común de la dermatitis atópica es la comezón y la sensación de resequedad de la piel.

Otros síntomas más frecuentes de la dermatitis atópica son:

  • Piel reseca y comezón
  • Erupciones en toda la extensión de la piel, con especial distribución en los pliegues: detrás de las rodillas, pliegues de los codos, cuello; otras áreas frecuentemente afectadas son los párpados y las mejillas.

Rascarse puede empeorar las molestias y puede presentarse:

  • Enrojecimiento
  • Hinchazón
  • Secreciones de líquido claro
  • Costras
  • Piel gruesa
  • Escamas
  • Riesgo de infecciones de la piel

La mayoría de los pacientes con DA tienen una tendencia de por vida a:

  • Piel seca - Fácilmente irritable
  • Enfermedades de la piel relacionadas con el trabajo
  • Infecciones de la piel
  • Problemas de los ojos

La hipersensibilidad de la piel es influenciada por factores intrínsecos como el estrés psicológico, pero también ambientales como cambios de clima, lo cual afecta la calidad de vida, ya que puede llegar a ser incapacitante, ademas de alterar el autoestima y las relaciones interpersonales.

Cada persona tiene una combinación distinta de síntomas lo que ocasiona que sea más complicado diagnosticarla, por lo tanto los médicos analizan algunos antecedentes para descubrir si la padecen o no, entre ellos: los síntomas que se presentan, cuando se han presentado, si hay  familiares con alergias,  si tiene problemas de sueño, alimentos que le provoquen alergia, si recibió algún tratamiento para otros problemas en la piel, además de las características específicas de las lesiones presentes en la piel.

La base del tratamiento radica en mantener bien humectada la piel. El uso de cremas humectantes faciales y corporales es esencial; en caso de "brotes" de dermatitis, es importante ser valorado por un dermatólogo para que valore la severidad del brote, factores desencadenantes, presencia de infecciones de la piel o de otros sitios, entre otros. La automedicación es una causa de complicaciones o secuelas en pacientes con dermatitis atópica, por tanto es importante obedecer todas las sugerencias hechas por el especialista.

Cuando los pacientes tienen el apoyo de su familia durante el tratamiento este tiene mejores resultados, debido a que es necesario que los pacientes sigan de manera disciplinada el tratamiento e identificar les hace bien y que no.

Todos esos elementos ayudan a  mantener sana la piel y prevenir los brotes, además si el paciente desarrolla un régimen adecuado para el cuidado de su piel, evita las cosas que le pueden causar brotes y acude al médico cuando se presenten síntomas delicados para que todo sea más favorable.

BUSCA TU ESPECIALISTA