COMPARTIR

Artículos de Salud

Hemodiálisis: una alternativa cuando los riñones no funcionan

08  Agosto  2018

Dr. Alejandro Valdés Cepeda.  Especialista en Nefrología.

Cuando los riñones dejan de funcionar de manera definitiva, el cuerpo no elimina las toxinas que se acumulan por el metabolismo y el consumo de proteínas. La hemodiálisis es un riñón artificial que se usa para extraer las toxinas del cuerpo. Es a través de la sangre que sale del cuerpo, pasa por el riñón artificial, extrae las toxinas y regresa, limpiando el organismo. Este procedimiento se debe llevar a cabo 3 veces a la semana por 4 horas, y requiere que el paciente sea disciplinado en su alimentación e ingesta de líquidos, sal y proteína para poder obtener el efecto deseado en su salud.

¿Cómo saber si se requiere una hemodiálisis?

La insuficiencia renal es una situación que se presenta luego de haber tenido enfermedad renal crónica: los riñones van dejando de cumplir su función de eliminar líquido innecesario y toxinas del organismo, y éstos se van quedando en el cuerpo, lo cual pone en peligro la vida del paciente. ¿Cómo llega a desarrollarse la insuficiencia renal? Algunos factores de riesgo son:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Enfermedades autoinmunes
  • Tabaquismo
  • Lupus
  • Abuso de analgésicos
  • Gota (ácido úrico)

Una persona con insuficiencia renal en etapas tempranas puede sentir malestar general, cansancio, dolor de cabeza, náuseas, hinchazón en pies y tobillos debido a la acumulación de líquidos, y debe acudir de inmediato con su médico para realizar análisis que permitan conocer cómo están funcionando sus riñones, ya que una vez que estos funcionan al 10 ó 12 por ciento de su capacidad, es necesario intervenir con una hemodiálisis para evitar un mayor deterioro de su salud.

Es importante aclarar que los riñones no duelen, los síntomas son en todos los órganos. Para este diagnóstico, el especialista en riñones no es el urólogo, es el nefrólogo. La hemodiálisis no duele, no consume, no acaba.

Cuidados del paciente que recibe hemodiálisis

Un paciente hemodializado debe tener cuidados especiales:

  • Se le colocará una vía de acceso para poder extraer la sangre y limpiarla. Esta vía puede ser un catéter o una fístula, y ambas deberán mantenerse bien limpias ya que permanecen en todo momento en el cuerpo del paciente.
  • Es importante detectar de manera oportuna si se presentan síntomas como fiebre, o molestias (calor, hinchazón, comezón) en el sitio donde están colocados cualquiera de estas dos vías de acceso, y en caso de presentarse alguno de estos síntomas, acudir de inmediato a una revisión médica.
  • Otro aspecto muy importante en un paciente que recibe hemodiálisis es el cuidado de su alimentación y consumo de líquidos, ya que lo que se elimina de manera regular en una persona sin daño renal, en estos pacientes se queda en el organismo. Por ejemplo, un exceso en el consumo de potasio puede ocasionar problemas cardíacos, o consumir mucho más líquido del que se elimina por medio de la orina, también traerá problemas que pueden ser graves, como el edema pulmonar.

El médico tratante dará al paciente una lista muy precisa de la dieta que debe seguir, la cual debe ser respetada en su totalidad para evitar problemas mayores.

La hemodiálisis es un procedimiento que requiere modificar en buena medida la rutina de vida del paciente y sus familiares. Si es necesario, un especialista en psicología puede acompañar al paciente y su familia mientras se ajustan a los cambios que vendrán, para que una vez pasado el período de ajuste, puedan funcionar como equipo en beneficio del paciente que requiere ser hemodializado.

Contacto
Nefrología
Teléfonos: (81) 8348.1817 y (81) 8143.0248

BUSCA TU ESPECIALISTA