COMPARTIR

Artículos de Salud

Hepatitis

28  Julio  2016

Dr. César Antonio Marrufo García.  Especialista en Gastroenterología.

Generalidades de la hepatitis

La hepatitis es una inflamación del hígado producida por una infección vírica. Se conocen cinco tipos principales de virus de la hepatitis, designados como A, B, C, D y E. Estos son los que mayor preocupación generan debido a la gran morbilidad y mortalidad que conllevan y a su potencial para causar brotes y propagarse de forma epidémica.

La hepatitis puede ser causada por:

  • Células inmunitarias en el cuerpo que atacan el hígado.
  • Infecciones por virus (como las hepatitis A, B o C), bacterias o parásitos.
  • Daño hepático por alcohol o tóxicos (venenos).
  • Medicamentos, como una sobredosis de paracetamol.

La enfermedad hepática también puede ser motivada por trastornos hereditarios, como la fibrosis quística o la hemocromatosis, una afección que consiste en tener demasiado hierro en el cuerpo.

Los síntomas de la hepatitis incluyen:

  • Dolor o distensión en la zona abdominal.
  • Orina turbia y deposiciones de color arcilla o pálidas.
  • Fatiga.
  • Febrícula (fiebre ligera y generalmente de larga duración).
  • Picazón.
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel o los ojos).
  • Inapetencia.
  • Náuseas y vómitos.
  • Pérdida de peso.

Es posible que no se presenten síntomas cuando se está infectado con hepatitis B o C por primera vez, aunque se puede presentar insuficiencia hepática posteriormente. Si se tiene algún factor de riesgo asociado a cualquier tipo de hepatitis, se recomienda realizarse exámenes periódicamente.

¿Qué esperar durante el diagnóstico y tratamiento?

Si se tiene alguno de estos síntomas se debe realizar un examen físico. El examen físico consiste en buscar:

  • Agrandamiento y sensibilidad del hígado.
  • Líquido en el abdomen (ascitis).
  • Coloración amarillenta de la piel.
  • Ecografía abdominal.
  • Marcadores sanguíneos autoinmunitarios.
  • Exámenes para diagnosticar hepatitis A, B o C.
  • Pruebas de la función hepática.
  • Biopsia del hígado para verificar el daño hepático.

El tratamiento varía según la causa de la enfermedad hepática. Es importante acudir con un especialista ya que con base en el diagnóstico será el tratamiento a implementar.

En las hepatitis víricas se agrupan varias infecciones bien definidas, similares en muchas maneras, pero diferentes en cuanto a etiología y ciertas características epidemiológicas, inmunológicas, clínicas y patológicas. Su prevención y control varía considerablemente.

Contacto
Centro de Enfermedades Hepáticas, Digestivas y Nutrición Clínica
Teléfono: (81) 8040.6193 y 6195

BUSCA TU ESPECIALISTA