COMPARTIR

Artículos de Salud

Hipertensión arterial: ¿cómo debo cuidar mi alimentación?

17  Mayo  2017

Lic. Chantal Treviño.  Especialista en Nutrición Clínica.

La presión sanguínea puede elevarse repentinamente por causas desconocidas, o también debido a enfermedades cardíacas, renales, endocrinas. Incluso algunos medicamentos con alto contenido de sodio pueden contribuir a que esto suceda, así como el abuso de alcohol y tabaco.

El sodio contribuye a que se retenga agua en el organismo, lo cual eleva el volumen sanguíneo, obligando así al corazón a trabajar más de lo normal. La dieta de una persona también juega un papel determinante en esto por la sal que tienen los alimentos tanto de manera natural como añadida, y si existe ya un diagnóstico de hipertensión, es indispensable cuidarla de manera rigurosa para prevenir complicaciones.

¿Qué alimentos evitar?

Los alimentos procesados (precocinados, de lata, o en sobres) por lo general tienen un elevado contenido de sal (sodio). Por tanto, algunos alimentos a evitar son los siguientes:

  • Cubitos de caldo
  • Sopas comerciales
  • Panes comerciales
  • Tocino
  • Pizzas
  • Salsa catsup
  • Queso manchego
  • Papas fritas
  • Embutidos
  • Bebidas alcohólicas, gaseosas, refrescos y jugos embotellados
  • Aderezos

La sal de mesa, aunque suene obvio mencionarlo, también debe evitarse. No todas las personas con hipertensión lo tienen presente, y es un cuidado muy importante en su dieta.

¿Qué alimentos se recomiendan?

Como en toda dieta saludable, es importante consumir granos enteros, productos lácteos bajos en grasa y variedad de alimentos ricos en fibra:

  • Verduras
  • Frutas
  • Aceite de oliva
  • Pescado
  • Legumbres
  • Alimentos con poca grasa
  • Avena

Sustituir la sal y otros trucos

Existen en el mercado sustitutos de la sal, y condimentos como especias y hierbas, que dan sabor a los alimentos: laurel, pimienta, tomillo, ajo, cebolla, orégano, curry, romero, eneldo, albahaca, perejil, limón, los cuales pueden venir bien tanto a carnes como a vegetales.

Si el paciente y sus familiares a cargo de la alimentación aprenden a marinar carnes, utilizar cítricos al cocinar, y experimentan diversas maneras de preparar sus comidas más allá de lo conocido, disfrutarán una nueva experiencia de alimentación, en la cual incluso algunos postres tienen cabida en la dieta.

En cuanto a los sustitutos de sal, siempre es bueno verificar la etiqueta para asegurarse de que en efecto es un producto bajo en sodio o recomendado para hipertensos.

Los pacientes hipertensos pueden descubrir un nuevo estilo de vida, y muchas maneras sabrosas de preparar sus alimentos, sin afectar su salud. Un especialista en nutrición puede ayudar a diseñar una dieta personalizada, saludable y que resulte del gusto no sólo del paciente sino de quienes le rodean.

Contacto
Teléfono: (81) 8333.2068

BUSCA TU ESPECIALISTA