COMPARTIR

Artículos de Salud

Las primeras 24 horas de un bebé y su mamá: ¿qué esperar?

29  Marzo  2019

Dra. Estrella González Camid.  Especialista en Pediatría.

Se llegó el día: por fin estás viviendo el momento que tanto esperaste. A partir de aquí, tu vida cambiará para siempre, y queremos platicar contigo algunas cosas que pasarán en las primeras 24 horas a partir del nacimiento de tu bebé.

Mamá: adaptándote a un nuevo rol

Después del parto o la cesárea, seguramente te sentirás muy cansada. Puede ser que permanezcas un tiempo en recuperación antes de ir a tu cuarto (esto es más frecuente en las cesáreas), o que pases a tu habitación después del parto. El personal de enfermería estará al pendiente de tomar tus signos vitales. 

Eliminarás algo de sangre (lo que se conoce como loquios), por lo cual deberás utilizar toallas sanitarias para absorber el líquido. También puedes sentir algo parecido a jalones al interior de tu vientre, especialmente cuando estés dando el pecho a tu bebé, y esto se debe al proceso del útero de colocarse nuevamente en su lugar y recuperar su tamaño. 

Si te hicieron una episiotomía, o tuviste algún desgarro, el personal de enfermería verificará el estado de esta herida, y si sientes dolor, te proporcionarán algo para aliviarlo. Podrás caminar e ir al baño tan pronto te sientas bien. Si tuviste una cesárea, podrás levantarte en cuanto se haya pasado totalmente el efecto de la epidural. Generalmente tu médico indica el momento en que es seguro que puedas caminar . De cualquier manera te recomendamos hacerlo de manera tranquila, y pedir asistencia a familiares o al personal médico, para evitar el riesgo de una caída. 

Dependiendo de cómo te sientas, tu médico podrá definir si ya puedes ingerir alimentos. Poco a poco podrás volver a ingerir alimentos sólidos. Es muy importante que estés al pendiente de ti misma, y cualquier cosa que te parezca extraña la notifiques al personal de enfermería de inmediato. Recuerda que es muy importante descansar: pídele a amigos y familiares que sean prudentes con las visitas, ya que tu esfuerzo y atención deberán estar en este momento en crear un vínculo con tu bebé, y en establecer una lactancia materna que te permitirá darle un gran regalo de salud a través de tu leche. Si requieres apoyo, solicita que una asesora de lactancia se acerque a brindarte orientación en este importante tema.

Bebé: adaptándose al mundo exterior

Tu bebé ahora se enfrentará a muchos estímulos que no sentía de manera directa mientras estaba en tu vientre: cambio de temperatura, luz , ruidos, su espacio, la manera de alimentarse. Depende de ti para adaptarse a esta nueva vida. 

En el momento en que tu bebé haga contacto con el mundo exterior, lo ideal es que de inmediato (durante su primera hora de vida) tenga contacto piel a piel contigo. En circunstancias normales, al momento de nacer ya puedes tener a tu bebé junto a ti. Si existe algún aspecto que requiera estabilización podrás hacerlo de manera segura un poco más tarde, cuando los médicos hayan controlado la situación. 

El estado general de salud de tu bebé será revisado con ayuda de algunas pruebas: la escala de Apgar, que permite verificar la frecuencia cardíaca, respiración, tono muscular, reflejos y el color de la piel de tu bebé, así como el tamiz metabólico (permite detectar padecimientos que no se notan a simple vista), el auditivo (que puede requerir de 1 hasta 3 intentos en el aspecto de audición, sin que esto signifique que exista un padecimiento), y el tamiz cardíaco, el cual permite la detección temprana de 7 cardiopatías que deben atenderse de inmediato. 

Lo ideal es que tan pronto el bebé sea revisado inicies la lactancia materna a libre demanda. Recuerda que en este momento el estómago de tu bebé tiene el tamaño de una nuez aproximadamente , por lo cual no debe sorprenderte que pida que lo alimentes con mucha frecuencia. El calostro es el primer tipo de leche materna que produces tras dar a luz es rico en proteínas minerales y factores de protección para tu bebe, y será producido por tu cuerpo en estas primeras horas de haber dado a luz. Es muy importante que tu bebé lo consuma, ya que se encuentra cargado de anticuerpos que lo protegerán de enfermedades a partir de este momento. 

Puede resultar muy cansado dar el pecho cada vez que tu bebé manifieste hambre en este primer día (y en general durante las primeras semanas de vida de tu bebé), pero recuerda que la libre demanda ayuda a que se establezca la producción de leche materna de acuerdo a sus necesidades. Si ya tiene tres horas durmiendo, te recomendamos verificar que se encuentre bien; generalmente hay signos tempranos (movimiento de manos, piernas, búsqueda, chupeteo), y tardíos, como llanto; en este punto de  llanto el bebé ya estará enojado; y eso aveces dificulta el agarre por lo que te sugerimos dejes sus manos y piernas libres para que puedas estar al pendiente de los signos tempranos y puedas tener oportunidad de un agarre tranquilo y suave que permita la entrada de todo el pezón a la boca del bebé.

Es importante que no tengas dolor al amamantar (fisuras). Esto generalmente está asociado a una mala técnica de agarre del pezón. Pide ayuda a  nuestras instructoras de lactancia, quienes podrán ayudarte a lograrlo de manera correcta.

Por otro lado, tu recién nacido está en proceso de saber regular su temperatura corporal, así que tenerlo abrigado de manera adecuada (recuerda no exagerar la cantidad de prendas) y cerca de ti le ayudará a lograrlo. Es importante que estés al pendiente de sus evacuaciones. Inicialmente serán oscuras (se les conoce como meconio), para luego tornarse verdosas y finalmente amarillentas. En cuanto a la orina, ésta debe ser frecuente. Los pañales mojados regularmente ( por lo menos 6 a 8 veces al día) te permitirán saber que tu bebé está bien hidratado y comiendo suficiente.

Dedica toda la atención posible a estas primeras veinticuatro horas de vida de tu bebé. Disfruta la llegada de esta nueva vida a tu mundo, y comienza a construir esa relación especial que durará para siempre. 

Contacto
Centro Médico del Hospital San José
Teléfono: (81) 8346.7865, 8347.5700 y 05

BUSCA TU ESPECIALISTA