COMPARTIR

Artículos de Salud

Leucemia: la gran imitadora

08  Febrero  2018

Dr. Francisco Rivera Ortegón.  Especialista en Oncología.

La leucemia, es el tipo de cáncer más común en niños, es conocida también como cáncer en la sangre o tumor líquido, ya que es el único tipo de cáncer que no produce una masa o tumor propiamente dicho, dado que se origina en la médula ósea, que es el órgano que fabrica la sangre.

Esta enfermedad ocurre cuando los leucocitos o glóbulos blancos se reproducen de manera descontrolada en la médula ósea, produce células inmaduras o blastos o células leucémicas e invaden la sangre del paciente y se extiende a todo el organismo de los niños. En condiciones normales, los leucocitos ayudan a combatir infecciones y sustancias extrañas en el organismo. Sin embargo, en el caso de la leucemia, el exceso de leucocitos o la presencia de leucocitos inmaduros o células leucémicas se convierten en un problema. 

Tipos de Leucemia en Niños

Las leucemias más frecuentes en niños son las Leucemias agudas, es decir aquellas en las que predominan células jóvenes, inmaduras o blastos. 

Leucemias Agudas

  1. Leucemias linfoblásticas agudas. Son el tipo más frecuente en población pediátrica- 80 por ciento. Y a su vez las más curables.
  2. Leucemias mieloblásticas agudas. Son menos frecuentes y más agresivas

La edad en la que las leucemias son más comunes en niños es en pre-escolares, es decir entre los 3-5 años de edad. Son poblaciones de riesgo para éste tipo de enfermedad, los niños con antecedentes de ser prematuros y niños con Síndrome Down.

La forma en que las leucemias se pueden manifestar en los niños, son de muy diversas formas y pueden imitar cualquier enfermedad, una infección, problemas inmunológicos, reumatológicos y otras enfermedades.

Los síntomas más frecuentes de cómo se detectan las leucemias en niños son:

  1. Palidez, debilidad, fatiga y apatía
  2. Fiebre persistente por más de 3 semanas, que no mejora con el uso de antibióticos
  3. Infecciones recurrentes o repetitivas
  4. Datos de sangrados sin causa explicable o no relacionados a golpes, moretones, sangrados nasales o de la encía
  5. Crecimiento del abdomen por presencia de crecimiento del hígado y el bazo.
  6. Dolor generalizado de huesos o de articulaciones
  7. Irritabilidad y dolores de cabeza

Aunque los glóbulos blancos sirven para contrarrestar las infecciones, en estos casos las células no son normales, por lo tanto no cumplen con su función. Los niños salen de una infección para contraer otra, y tienen fiebre de manera recurrente. Es importante saber que los síntomas mencionados pueden ser provocados por diversos padecimientos que no están relacionados con la leucemia, pero ante la persistencia de los mismos, es mejor acudir con el pediatra para tomar medidas al respecto.

La mejor manera de detectar a tiempo estas enfermedades es a través de la Consulta de Niño Sano con su pediatra, es decirlo llevar a consultarlo no sólo cuando está enfermo y de preferencia que siempre sea con el mismo médico para que de ésta forma él se dé cuenta cuando algo malo está pasando.

Cuando el pediatra sospecha el diagnóstico de leucemia, el siguiente paso es tomar un estudio sencillo de sangre que se llama Biometría hemática para ver cómo están las células de la sangre de sus hijos y con este examen se puede ratificar la sospecha y decidir si el niño requiere estudios para confirmar la enfermedad que se llama Aspirado de médula ósea, que lo debe realizar un especialista y es la forma de confirmar o descartar la sospecha médica.

Actualmente las leucemias agudas en niños son enfermedades con muy buenas posibilidades de curación, en caso de recibir el tratamiento adecuado. Por ejemplo, las leucemias linfoblásticas agudas, que son las más comunes en los niños se curan entre el 80 al 90 por ciento de los casos.

El tratamiento actual en la mayoría de los casos de leucemias agudas en los niños es a base de Quimioterapia y sólo en un pequeño porcentaje de ellos con trasplante de médula ósea como manejo inicial. 

La atención temprana en la confirmación de un diagnóstico de leucemia infantil, además del cariño y acompañamiento familiar (si es necesario, con apoyo de un profesional), son de gran beneficio para el paciente que se encuentre en esta situación.

Contacto:
Teléfono: 8333. 7316

BUSCA TU ESPECIALISTA