COMPARTIR

Artículos de Salud

Que no te llegue el golpe de calor

29  Julio  2016

Dr. Rolando Bravo Castellanos.  Especialista en Urgenciología.

El golpe de calor es cuando en situaciones de calor extremo, la temperatura corporal normal de 37 grados supera los 40 grados, debido a ello el organismo no es capaz de controlar la temperatura corporal y se produce un aumento de la misma o hipertermia. La mayoría son situaciones leves,pero la hipertermia grave o golpe de calor puede ser peligrosa.

Cuando aparecen signos de deshidratación como la lengua seca u orina más oscura debes estar atento. En el caso de tener 39 o 40 grados de temperatura es porque el sistema termorregulador no funciona correctamente y puedes estar en peligro.

La prevención es tu aliada

Existen ciertas medidas que nos ayudarán a la hora de enfrentarnos al calor del verano y evitar así un golpe de calor. Estas son algunas recomendaciones para prevenirlo:

  • Bebe mucha agua.
  • Evita bebidas con cafeína o con exceso de azúcar.
  • Evita bebidas muy frías o muy calientes.
  • Evita comidas pesadas.
  •  Viste con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros.
  • Báñate con frecuencia.
  • Evita agitarte.
  • Evita exponerte al sol especialmente en el horario del mediodía.
  • Usa ropa adecuada (sombreros, ropa de manga larga, entre otros) y protectores solares adecuados con un FPS igual o mayor a 30.
  • Mantente en lugares bien ventilados o con aire acondicionado (ya sea en casa o lugares públicos) cuando la temperatura esté muy elevada.
  • No permanezcas dentro de un vehículo estacionado y cerrado.
  • Evita bebidas con alcohol ya que aumentan la temperatura corporal y las pérdidas de líquido.
  • Evita la actividad física intensa.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Es importante que estés alerta ante los siguientes indicios:
  • Sed intensa y sequedad en la boca.
  • Temperatura mayor a 39° C.
  • Sudoración excesiva.
  • Sensación de calor sofocante.
  • Piel seca.
  • Agotamiento, cansancio o debilidad.
  • Mareos o desmayo.
  • Vértigo.
  • Calambres musculares.
  • Agitación.
  • Dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos.
  • Dolores de cabeza (sensación de latido u opresión).
  • Estado de confusión, desorientación, delirio o incluso coma o convulsiones.

¿Quiénes son más vulnerables al golpe de calor?

Cualquier persona puede ser víctima de un golpe de calor. Sin embargo, debes tener especial cuidado con los siguientes grupos ya que tienen mayor riesgo de padecerlo:

  • Bebés y niños especialmente menores de 1 año (ya que su cuerpo tiene menor capacidad para regular su temperatura).
  • Bebés que padecen de fiebre por otras causas, o diarrea.
  • Personas con enfermedades crónicas (afecciones cardíacas, renales o neurológicas).
  • Niños obesos o desnutridos.
  • Personas que tienen la piel muy quemada por el sol.
  • Jóvenes que abusan de bebidas con alcohol y de drogas.

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

Es importante actuar rápidamente. En primer lugar debes intentar bajar la temperatura del cuerpo de la persona afectada, con hielo o con un baño en agua helada.

Además es importante:

  • Ofrecer agua fresca (o incluso agua con una cucharadita de sal).
  • Trasladar a la persona a un lugar fresco y ventilado.
  • No administrar medicamentos antifebriles.
  • No friccionar la piel con alcohol.

Si la temperatura corporal no desciende, presenta pulsó débil y palidez o se sabe si sufre de enfermedades cardíacas, hay que acudir inmediatamente al médico o a un centro hospitalario.

Contacto
Unidad de Emergencias
Teléfono: (81) 8347.1011

BUSCA TU ESPECIALISTA