COMPARTIR

Artículos de Salud

Robot Da Vinci: cirugía de mínima invasión para cáncer de próstata

10  Noviembre  2017

Dr. Francisco López Verdugo.  Especialista en Urología.

La próstata es una glándula cuya función es producir líquidos que completan al semen. Cuando se desarrolla el cáncer en ella, uno de los primeros pasos es identificar si el padecimiento se encuentra localizado (encapsulado, limitado a la próstata), o avanzado (diseminado a otras partes del cuerpo).

Alternativas de tratamiento: Cirugía abierta vs. Cirugía robótica

Existen diversos tratamientos, que van desde los farmacológicos que buscan bloquear la testosterona para impedir el crecimiento de este cáncer, hasta los tratamientos quirúrgicos, cuyo objetivo es remover la próstata.

Otras opciones incluyen la crioterapia, que es el congelamiento de las zonas sospechosas, para quitar el cáncer por completo, y la terapia con ondas de choque, una especie de ultrasonido que degrada el tejido canceroso.

La cirugía abierta es por lo general el tratamiento más invasivo, ya que implica una incisión de 12 a 18 centímetros, debajo del ombligo del paciente, por donde se extrae la próstata completa, junto con las vesículas seminales. Como parte del tratamiento, pueden darse radiaciones para eliminar el cáncer.

Este procedimiento puede afectar la potencia sexual del paciente, así como ocasionar incontinencia urinaria. Afortunadamente hoy en día existe una alternativa que permite, en ciertos casos, disminuir los efectos secundarios: la cirugía robótica con el robot Da Vinci. Este dispositivo tiene varios brazos que permiten el manejo por parte del médico, de una cámara para ver el interior del cuerpo del paciente, así como diverso instrumental para maniobrar, abrir y cerrar pinzas, hacer cortes, coagular, y todo lo necesario para que el urólogo pueda extirpar el tumor localizado en la próstata.

Por medio de un visor el médico observa a través de la cámara el interior del paciente. Con controles parecidos a unos manubrios se introducen las pinzas a través de minúsculas incisiones (tan pequeñas como un centímetro), luego de haber distendido la cavidad abdominal con dióxido de carbono.

El dióxido de carbono se introduce con una aguja, para generar un espacio de trabajo adecuado, y poder extirpar el tumor. El robot permite identificar la ubicación precisa del tumor, tamaño y profundidad, para hacer los cortes adecuados y no dejar células malignas.

¿Quiénes son candidatos a cirugía con el robot Da Vinci?

Los pacientes que tienen enfermedad localizada (encapsulada) pueden ser candidatos a este procedimiento, siempre y cuando el médico así lo considere. A diferencia de la cirugía abierta, este método permite una recuperación más rápida, menor tiempo de hospitalización, y menor sangrado.

Además, según la localización del tumor, hay mayores posibilidades de conservar sin afectación los nervios ligados a la erección, así como de conservar la continencia urinaria en un índice mayor a noventa por ciento. Sin embargo, el paciente debe platicar a fondo con su médico acerca de los efectos secundarios, independientemente del tipo de tratamiento que elija para atender un cáncer de próstata.

A partir de los cuarenta años es mejor acudir a un chequeo urológico de rutina, para asegurarse de estar en buen estado de salud, y en caso de existir algún padecimiento, detectarlo de manera oportuna.

Contacto
Centro Médico (Edificio DELTA)
Teléfono: (81) 8143.0112 y 8881.8126

BUSCA TU ESPECIALISTA