COMPARTIR

Artículos de Salud

VIH/SIDA

09  Febrero  2016

Dr. César Adrián Martínez Longoria.  Especialista en Infectología Pediátrica.

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) es aquél que ataca al sistema inmunológico y debilita a los sistemas de vigilancia y defensa del organismo contra enfermedades tales como infecciones y algunos tipos de cáncer.

En la medida en la que el virus va destruyendo las células inmunitarias o alterando su función, la persona infectada se vuelve inmunodeficiente. El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) es la fase más avanzada de la infección por VIH.

Los síntomas del VIH no son visibles en una primera instancia, pero por lo general, unos meses después de haber contraído la infección, las personas infectadas presentan síntomas similares a los de una gripe, que suelen desaparecer después de un tiempo; a pesar de que la persona infectada se sienta saludable, el virus sigue atacando al organismo.

Vías de transmisión del VIH

Este virus puede transmitirse por contacto directo con fluidos corporales de personas infectadas, tales como la sangre, semen y secreciones vaginales. En el caso de las mujeres embarazadas con VIH/SIDA, pueden transmitirle a su bebé el virus durante el embarazo, el parto o en el periodo de lactancia. Sin embargo, puede evitarse siguiendo el tratamiento adecuado y tomando medidas de prevención.

El compartir objetos punzocortantes como navajas para rasurar o agujas, o tener accidentes con éstos, son también factores de riesgo.

Tratamientos

El VIH puede combatirse mediante un tratamiento a base de medicamentos antirretrovirales, los cuales actúan deteniendo o alterando la reproducción del virus en el organismo, disminuyendo la carga vírica.

Esto no cura la infección, sino que controla la replicación del virus y contribuye a fortalecer el sistema inmune, restableciendo su capacidad de combatir infecciones.

Prevención

Por vía sexual

El uso correcto de preservativo masculino o femenino durante la penetración vaginal o anal protege contra el contagio de enfermedades de transmisión sexual, aunque no hay método más seguro que la abstinencia.

Por vía sanguínea

Evitar el contacto directo con sangre de personas infectadas, así como no compartir objetos cortantes o que pinchen, como agujas, inyecciones, hojas de afeitar, etc.

Por vía perinatal

Una vez detectado el virus, es necesario que la mujer embarazada infectada se someta a tratamiento para evitar contagiar a su bebé durante el embarazo y durante el parto, además se recomienda no amamantarlo.

En caso de haber sufrido algún accidente con algún objeto sospechoso, tener factores de riesgo, o practicar conductas que aumenten la posibilidad de contagio del virus, es necesario acudir a consulta con su médico lo más pronto posible para evaluar el caso e incluso considerar administrar medicamentos para disminuir el riesgo de contagio.

Contacto
Teléfono: (81) 8347.1010

BUSCA TU ESPECIALISTA