COMPARTIR

Últimas Noticias

¡Dejar de fumar!, una decisión que requiere determinación

30  Mayo  2012

Los efectos nocivos del tabaquismo son ampliamente difundidos, es de sobra conocido que fumar es un factor determinante para contraer enfermedades como cáncer de pulmón, cáncer de garganta, enfisema pulmonar, enfermedades cardiovasculares, inclusive se ha relacionado con problemas de esterilidad en las mujeres, impotencia, raquitismo (por madres fumadoras), neumonía, desórdenes hormonales, problemas vasculares periféricos, osteoporosis y un sinnúmero de patologías como depresión, además de la pérdida del olfato y del gusto.

"El tabaquismo es una causa prevenible de mortalidad, responsable de casi seis millones de muertes en el mundo y de más de 400 mil muertes en los Estados Unidos anualmente. Las tres causas más importantes de mortalidad relacionadas al tabaquismo son: la enfermedad cardiovascular por ateroescleriosis, el cáncer pulmonar y la enfermedad pulmonar obstructiva Crónica (EPOC)", comentó el doctor Mario Alonso Treviño, médico internista del Centro Médico Hospital San José.

En el caso de las mujeres que toman anticonceptivos, el tabaco ejerce un efecto multiplicador de las enfermedades coronarias; se sabe que también incide en el adelanto de la menopausia y la osteoporosis, provoca resequedad en la piel, aparición de arrugas, y por supuesto, fumar durante el embarazo condiciona la vida y la salud del futuro hijo.

Para aquellas personas que tienen un problema de tabaquismo, dejar de fumar no es cosa fácil. Pese a las fuertes e intensas campañas en contra del tabaquismo -las propias cajetillas de cigarros traen mensajes en contra de su consumo- la venta de cigarros continúa en aumento y sus efectos se siguen sintiendo en la comunidad.

Quienes deseen dejar de fumar o ayudar a algún amigo o familiar a dejar de hacerlo deben considerar varias cuestiones. En primer instancia que el tabaquismo no es sólo un mal hábito, es una enfermedad crónica que se caracteriza por ser una drogodependencia. La nicotina, principio activo del tabaco, es una droga adictiva y como tal tiene las características de otras drogas: tolerancia, dependencia física y psicológica.

El doctor Treviño comentó: "para los fumadores que desean suspender el tabaquismo se sugiere una terapia combinada con apoyo conductual y terapia farmacológica. La intervención conductual generalmente consiste en una información clara del problema y de breves consejos clínicos en el consultorio".

 

Adicción a la nicotina.

La adicción a la nicotina obliga a los fumadores a mantener el consumo de tabaco y, de esta forma, suprimir o evitar los síntomas derivados del descenso de los niveles de nicotina en el organismo (síntomas de privación). Esto genera que las personas pierdan la libertad de decidir y se vean obligadas a mantener y aumentar progresivamente su consumo.

Los cigarrillos y todos los productos hechos con tabaco constituyen formas de administrar nicotina, pero para obtener las dosis que el organismo pide, los fumadores se ven obligados a recibir grandes cantidades de humo. El humo que respiran los fumadores activos y pasivos contiene más de 4 mil sustancias con propiedades tóxicas, irritantes, mutágenos y carcinogénicas que van produciendo un efecto acumulativo que conduce a enfermedades. Algunas de ellas, las menos graves, se pueden presentar tempranamente; las más graves toman tiempo y se manifiestan después de 10 a 15 años de estar fumando.

 

Recomendaciones para dejar de fumar

Dejar de fumar es difícil. Generalmente las personas lo intentan dos o tres veces o incluso más, antes de lograrlo, por lo cual se recomienda seguir la siguiente pauta:

  1. Prepárese.
  2. Obtenga ayuda.
  3. Aprenda habilidades y conductas nuevas.
  4. Obtenga medicamentos y úselos correctamente.
  5. Esté preparado para las recaídas y las situaciones difíciles.

 

Prepárese

Es importante fijar una fecha a partir de la cual usted (o su familiar) dejará de fumar. Hay que tomar la decisión y desechar todos los cigarros y ceniceros que haya en casa, el automóvil o su lugar de trabajo. Prohíba a sus amigos y familiares fumar en su casa. ¡No se permita ni una bocanada de tabaco!

 

Obtenga ayuda

Algunos estudios han demostrado que se tiene una mejor oportunidad de tener éxito si consigue ayuda. Puede obtener apoyo de muchas maneras: comente su decisión con la familia, amigos y compañeros de trabajo y específicamente, pídales su apoyo. Y por supuesto, pida el apoyo de su médico de confianza para que se mantenga al tanto de sus condiciones generales de salud y le dé seguimiento.

 

Aprenda habilidades y conductas nuevas

Generalmente cuando los fumadores encienden un cigarro, esto obedece a un determinado patrón de conducta o circunstancia específica, trate de identificarla y evítela.  Para algunas personas las situaciones de estrés o tensión son detonantes del deseo de fumar, hay que evitarlas; para otros las esperas prolongadas, en este caso, hay que sustituir el hábito de fumar por otro que le ayude a distraerse y evitar el cigarro. Beba mucha agua y otros líquidos.

 

Obtenga medicamentos y úselos correctamente

Para este paso es muy importante solicitar apoyo de su médico de confianza ya que implica el consumo de otro tipo de sustancias para dejar de fumar. Actualmente, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) ha aprobado cinco medicamentos para dejar de fumar:

  • Bupropion SR--disponible con receta.
  • Goma de mascar de nicotina--disponible sin receta.
  • Inhalador de nicotina--disponible con receta.
  • Atomizador nasal de nicotina--disponible con receta.
  • Parche de nicotina--disponible con receta y sin receta.

Antes de decidirse por cualquiera de estos es importante consultar a su médico.

 

Esté preparado para las recaídas y las situaciones difíciles.

Hay que tomar en cuenta que la mayoría de las recaídas suceden durante los primeros tres meses después de dejar de fumar. En caso de que tenga una recaída, no abandone su determinación de dejar de fumar, examine y analicé qué o cuál fue el factor que lo hizo volver al tabaco, identifíquelo y piense puede evitar dicha situación o sustituirla. 

Dejar de fumar es una decisión que requiere de mucha determinación y por supuesto, inteligencia y el apoyo de los familiares y amigos; es difícil, pero no imposible. Es por su salud.

BUSCA TU ESPECIALISTA