COMPARTIR

Últimas Noticias

¿Cómo apoyar psicológicamente a un niño con cáncer y a su familia?

15  Febrero  2016

Recibir la noticia de que un hijo ha sido diagnosticado con cáncer es un duro golpe emocional para los padres, porque la noticia genera una crisis en la vida de la familia. Las actividades diarias se interrumpen y en algunas ocasiones los padres deben ausentarse de sus trabajos para estar con el niño.

"Toda la rutina de la familia se ve alterada, por lo que se requiere enfrentar y armar una dinámica diferente de las actividades que se tenían anteriormente para enfrentar la situación", señala la especialista en psicoterapia Araceli Franco Alcocer.

Enfrentarse a una situación de este tipo es una experiencia muy estresante y dolorosa. Se viven un sinfín de experiencias emocionales ante la noticia del padecimiento del infante. Una de las reacciones más frecuentes es la negación, pero también aparecen la angustia, el miedo, la confusión, la tristeza y la culpabilidad. El pequeño con cáncer se convierte en el foco principal del tiempo y la atención de la familia. Toda la energía física y emocional está al servicio del cuidado y seguimiento del hijo y de todo lo que la enfermedad implique.

"Que los padres sean apoyados por un equipo interdisciplinario de médicos como el oncopediatra, el pediatra, el personal de enfermería, el psicólogo clínico, el nutriólogo, entre otros, es fundamental para atender el padecimiento del niño. También es importante el apoyo psicoterapéutico para el pequeño y la familia enfrenten los diferentes momentos por los que se transitan durante la enfermedad", indica la doctora Franco Alcocer.

¿Qué hacer al recibir la noticia del diagnóstico?

  • Hay que darse tiempo para asimilar el diagnóstico. Es importante dialogar y aclarar con el equipo médico todas las dudas que se generan en el momento de la noticia.
  • Acércate a los médicos que atenderán a tu hijo para conocer la información necesaria para entender la enfermedad y los tratamientos.
  • Ofrécele al infante un diálogo abierto para explicarle y aclararle sus dudas sobre lo que está pasando en su cuerpo y el porqué de muchas situaciones a las que se ve expuesto (tratamientos, medicamentos, hospitalizaciones, entre otras). Al momento de hablar con el niño es importante considerar la edad.
  • Es conveniente incluir a los hermanos del pequeño para que reciban información sobre la situación y conozcan todos los cambios por los que estará pasando la familia.

Consejos para que los padres enfrenten la situación

Destinar la mayor parte del tiempo al cuidado del pequeño junto con todo el malestar emocional que el padecimiento les provoca tiene implicaciones en la salud de los papás, por eso la importancia de poner atención en esto y permitirse cuidar sus horas de sueño, la alimentación, el ejercicio y rodearse de un entorno social que ayude emocionalmente a la familia a transitar el proceso.

"La confianza y el diálogo continuo con el equipo médico para aclarar las dudas, permite a los padres que ese estado de angustia, miedo y confusión ante la incertidumbre de cuál pueda ser el desenlace de la enfermedad, pueda mitigarse y les permita ir afrontando con mayor claridad y fortaleza emocional los diferentes momentos que se presenten a lo largo de la evolución del padecimiento".

¿Cómo ayudar al infante a enfrentar la enfermedad?

Cuando el infante recibe la noticia de que tiene una enfermedad en su cuerpo, que posiblemente ingresará al hospital en varias ocasiones y requerirá una serie de intervenciones de parte del equipo médico, genera en él un cúmulo de emociones que estarán presentes a lo largo del tiempo del padecimiento y el tratamiento.

"El niño sentirá miedo y le angustiará que está enfermo. Y todo esto que sucede a su alrededor lo confunde, porque su estancia en el hospital y los tratamientos a los que es sometidos son algo nuevo para el pequeño. El trabajo de los padres junto con el equipo médico será de mucha ayuda para él, porque le ayudará a 'amortiguar' emocionalmente la experiencia de la enfermedad y todos los cambios que irá experimentando", argumenta la también psicoanalista.

A continuación te compartimos algunos consejos:

  • Ser empáticos y comprensivos para darle tiempo a que poco a poco se vaya adecuando a todos los cambios que debido a la enfermedad se producirán en su vida. A que exprese sus miedos, resistencia, confusión y preocupación por lo que está sucediendo a raíz del diagnóstico.
  • Evita pedir al niño que muestre una actitud simpática ante todo. Su estado emocional varía según por las etapas que pasa en el padecimiento. La experiencia en el hospital y los diversos tratamientos generan en él incomodidades y malestares, y en la mayoría de las ocasiones el pequeño no reflejará un comportamiento amigable.
  • Facilita dentro y fuera del hospital espacios de juego y entretenimiento que le produzcan bienestar emocional.
  • Bríndale un momento de intercambio familiar a través del juego y diálogo que fortalezcan los lazos familiares para que lo provean de seguridad emocional.

BUSCA TU ESPECIALISTA