COMPARTIR

Últimas Noticias

12 de marzo: Día Mundial del Glaucoma

12  Marzo  2014

El 12 de marzo es el Día Mundial del Glaucoma, se creó con el propósito de concientizar a la población sobre esta enfermedad y sobre la importancia de la detección temprana.

El glaucoma es un grupo de trastornos oculares que ocasionan daño en el nervio óptico, el cual manda la información visual al cerebro. En la mayoría de los casos, el daño se puede dar por presión intraocular y causa pérdida de la visión o ceguera.

Existen cuatro tipos principales de glaucoma:

  • Glaucoma de ángulo abierto: es un aumento en la presión ocular que empuja al nervio del ojo lentamente, la causa se desconoce aunque  tiende a ser un problema hereditario.
  • Glaucoma de ángulo cerrado: es un caso de emergencia, se presenta de manera muy rápida, se puede desencadenar por ciertos medicamentos y si ya se ha sufrido este glaucoma, se está en riesgo de un ataque al segundo ojo.
  • Glaucoma congénito: se presenta al nacer y es hereditario.
  • Glaucoma secundario: es causado por traumatismos, algunos medicamentos o enfermedades oculares.

¿Cómo puedes identificarlo?

Los síntomas varían dependiendo el tipo de glaucoma que se presenta, siendo los siguientes:

Glaucoma de ángulo abierto:

  • La mayoría de las personas son asintomáticas.
  • Una vez que se produce la pérdida de la visión, el daño ya es grave.
  • Hay una pérdida lenta de la visión lateral o periférica (también llamada visión del túnel).
  • El glaucoma avanzado puede llevar a ceguera.

Glaucoma de ángulo cerrado:

  • Los síntomas pueden aparecer y desaparecer al principio o empeorar constantemente.
  • Dolor súbito e intenso en un ojo.
  • Visión borrosa o disminuida, a menudo denominada "visión nublada".
  • Náuseas y vómitos.
  • Halos similares al arcoíris alrededor de las luces.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • El ojo se siente inflamado.

Glaucoma congénito:

  • Los síntomas generalmente se notan cuando el niño tiene unos pocos meses de vida.
  • Opacidad en la parte frontal del ojo.
  • Agrandamiento de uno o ambos ojos.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Lagrimeo.

Prevenirlo es posible

Los médicos recomiendan que después de los 40 años de edad te realices un examen oftalmológico por lo menos cada dos o cuatro años, pero si tu riesgo de padecer esta enfermedad es mayor, debes realizártelo cada año a partir de los 35 años.

La pérdida de visión causada por el glaucoma no es curable, pero detectándolo a tiempo y siguiendo el tratamiento al pie de la letra, es posible conservar la visión.

BUSCA TU ESPECIALISTA