COMPARTIR

Últimas Noticias

22 años llenos de vida

16  Abril  2013

En cualquier momento, nuestros órganos pueden fallar en alguna de sus funciones; sin embargo, Jaime Escalera Garza aprendió que la familia es la primera en apoyarte en las pruebas que la vida te prepara, como lo es necesitar un trasplante.

Jaime nos cuenta cómo cambió su vida al diagnosticársele un problema renal en el cual, el trasplante era su única opción. Su hermano Jorge le donó uno de sus riñones el 25 de enero de 1991, realizándose la cirugía en el Hospital San José.

"Fui con el doctor porque no me sentía bien, con un amigo, el doctor Juan Tijerina que en paz descanse, y me hizo unos estudios porque ya pasando los 30 empiezan los achaques" -bromea Jaime-, "me hice un estudio y él inmediatamente me comentó: 'el diagnóstico está claro, es un problema renal y no hay más remedio que un trasplante'. Claro que me sorprendió puesto que entonces no había mucha información sobre trasplantes", explica.

Aceptar la magnitud del problema fue una de las cosas que más se le dificultó. Fue a "regañadientes" a las primeras visitas médicas en el Seguro Social y desde esa ocasión su vida cambió por completo, "te rebelas contra tu familia, contra Dios". No obstante, confiesa que el tratamiento psicológico que recibió previo a la operación lo ayudó a aceptar la situación y a esperar lo mejor.

Le platicó su problema de salud a su familia, al mismo tiempo que se preguntaba si alguno de ellos estaría dispuesto a donarle el órgano que le salvaría la vida. Cuando una persona presenta una complicación en su salud en la cual la medida a tomar es el trasplante de un órgano dañado, es más fácil que éste sea donado por un familiar directo del enfermo ya ellos son los más compatibles.

Este fue el caso de Jaime y su hermano Jorge, quienes salieron en los estudios cien por ciento compatibles. Se sometieron a la cirugía de trasplante con el doctor Humberto Saavedra, especialista en cirugía, teniendo éxito en la misma.

Para mostrarle su gratitud a Dios y celebrar 22 años de haberse trasplantado, Jaime, su familia y amigos ofrecieron una misa de Acción de Gracias y una cena. Platica que después de la intervención ha tenido una vida completamente normal y ningún problema de salud serio. "Me checo constantemente con el nefrólogo, dos o tres veces al año", añadió.

"Me gustaría que las personas tomaran consciencia de la donación de órganos, de la donación de sangre, porque esto da vida, da alegría, da más amor a la comunidad. Debemos quitarnos esos pensamientos negativos sobre la donación. La donación de órganos es un factor muy importante para que muchos enfermos se puedan aliviar", concluyó.

 

Contáctanos
Centro de Trasplantes Multiorgánicos
Tel: (81) 8347-1010 y (81) 8115-1515 Ext. 3223 y 2423

BUSCA TU ESPECIALISTA