COMPARTIR

Últimas Noticias

Alimentos saludables en la escuela

07  Agosto  2012

México ocupa el lugar número uno en la obesidad infantil, que si no se atiende conlleva a muchos otros problemas de salud. Los factores que contribuyen a este tipo de desórdenes son la mala alimentación y la falta de actividad física.

Recientemente, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF por sus siglas en inglés) publicó que México ocupa el lugar número uno en obesidad infantil, que ocasiona muchos otros problemas de salud como la diabetes. Los factores que contribuyen a este tipo de desórdenes son la mala alimentación y la falta de actividad física.

La mejor manera de crear en los niños buenos hábitos de alimentación es comenzar desde pequeños y siempre  con el ejemplo de los mismos padres. Es posible que los niños se resistan al principio, pero de acuerdo a la nutrióloga Vanessa Ortiz del departamento de Servicios Alimentarios del Hospital San José, un hábito alimenticio se tarda alrededor de 21 días en fomentarse.

"Entre más natural mejor", comenta la nutrióloga en relación a los refrigerios escolares, y nos comparte algunos ejemplos de refrigerios que los niños se pueden llevar a la escuela.

 

Para niños de primaria y secundaria:

  • Comer siempre una porción de fruta durante el horario de escuela.
  • Beber agua natural, leche, jugos naturales o agua fresca.
  • Los sándwiches son lo ideal, y es mejor si se preparan con pan integral.
  • Comer de tres a cinco taquitos de huevo,  pero también pueden ser de frijoles, de queso, de cortadillo, de machacado, entre otros guisos y si son en tortilla de maíz es mejor.
  • Pueden llevar galletas, pero si son de tipo sándwich solo pueden llevar dos. Si son de las sencillas, como las tradicionales galletas Marías o galletas saladas pueden ser cinco.
  • El cereal también es una buena opción, pero no consumir de los azucarados.
  • Las frutas y verduras como el pepino, la zanahoria y la jícama siempre son una buena opción para los tiempos de calor.

Algunos niños pueden ser quisquillosos pero el truco es combinar los alimentos que no les gustan con los que si les gustan: "La papaya es una fruta que no a muchos niños les gusta, pero se puede combinar con plátano o mango, y gradualmente se van acostumbrando a ella", sugiere la licenciada Ortiz.

Lo que se le debe de explicar a los niños es que lo que comen afecta su salud, y que una dieta balanceada y ejercicio regular, son la clave para una vida sana. 

BUSCA TU ESPECIALISTA