COMPARTIR

Últimas Noticias

Ante un infarto cerebral, el tiempo es vital

18  Octubre  2012

Conoce los síntomas y aprende a identificarlo

El infarto cerebral, también conocido como "ictus", es la tercera causa de muerte en personas mayores y se presenta como la pérdida de la función cerebral dificultando la capacidad de la persona para valerse por sí misma creando incapacidad y depresión en los afectados.

El infarto cerebral o "ictus" se produce cuando una arteria del cerebro se obstruye o se rompe y deja de suministrar riego sanguíneo a las células del cerebro. Éstas dejan de recibir oxígeno y comienzan a morir, sin posibilidad de recuperarse. 

En el caso de los infartos cerebrales o "ictus", el tiempo es un factor muy importante; saber detectar sus síntomas previos es crítico para evitar que el infarto ocurra.

Las señales de alarma a las que se debe estar atento son entumecimiento del rostro, brazos o piernas (sobre todo de un lado del cuerpo), dificultad para hablar y caminar, problemas con la vista, pérdida del equilibrio, confusión y dolor de cabeza agudo.  El dolor de cabeza, los mareos o la pérdida de conciencia pueden ser síntomas, al igual que tener problemas para ver o mantener una conversación.

Existen diversos factores de riesgo como la hipertensión arterial, el tabaquismo, la diabetes y el colesterol elevado, entre otros, que aumentan la probabilidad de sufrir un infarto cerebral.

La mejor forma de prevenir un infarto cerebral es mantener una forma de vida saludable y evitar los factores de riesgo como son: hipertensión arterial, el tabaquismo, la diabetes y el colesterol elevado. Mantener una alimentación adecuada es primordial. Debe ser equilibrada, baja en sal y sobre todo debemos evitar las grasas saturadas que son las principales causantes del colesterol y los triglicéridos en sangre.

 

¿Quién debe hacerse estudios?

Para saber cuál es la forma en que cada quien puede prevenir un infarto cerebral es importante realizar una evaluación médica en busca de factores de riesgo, identificarlos y modificarlos, si es posible.

Hay que iniciar con personas que tienen sobrepeso, ya que algunas presentarán cifras elevadas de colesterol e hipertensión arterial. También deben ser evaluados quienes cuentan con una historia familiar de hipertensión, diabetes o colesterol elevado, cifras de presión arterial mayores de 140/90, además de los hombres o mujeres en las edades de riesgo mencionadas anteriormente.

 

Tratamiento a seguir

El tratamiento para un infarto cerebral debería ser un tema menor si la incidencia de la enfermedad y sus secuelas no fueran devastadoras, por lo que más vale prevenir.

La identificación de los síntomas de un infarto es la clave para que el médico esté en posibilidades de iniciar el tratamiento que salvará la parte del cerebro que aún no sufre un daño irreversible. Es vital comenzar rápidamente la cadena asistencial del "ictus", que son medidas rápidas de diagnóstico y tratamiento que deben empezarse antes de que el paciente llegue al hospital y no olvidar que "tiempo es cerebro".

La prevención puede iniciar desde hoy, dejando de fumar, disminuyendo el colesterol y controlando la presión arterial basando nuestra vida diaria en una buena dieta que incluya todos los nutrientes necesarios, haciendo ejercicio y fomentando estos hábitos saludables en el resto de la familia.

BUSCA TU ESPECIALISTA