COMPARTIR

Últimas Noticias

Bipolaridad: enfermedad, no moda

19  Noviembre  2014

El trastorno bipolar es un problema de salud que afecta con periodos de depresión, demasiada felicidad, mal humor o irritabilidad, incluso, cambios extremos en la actividad o los niveles de energía.

La edad promedio en la que se sufre este trastorno es entre los 15 y 25 años, aún no se tiene una causa, pero es común que se presente en varias personas de una misma familia.

En la mayoría de las personas con trastorno bipolar no se sabe a ciencia cierta cuándo se presentará cada episodio de extrema felicidad y mucha actividad o energía, o de depresión y baja actividad o energía, pero puede determinarse con base en lo siguiente:

  • Una fase maníaca puede llegar luego de un parto o de tomar medicamentos antidepresivos, esteroides o drogas y durar desde días hasta meses. Fácil distracción, no tener necesidad de dormir, no controlar su temperamento, sin autocontrol, estar irritado, presentar pensamientos apresurados y creencias falsas de las propias habilidades son actitudes que la caracterizan.
  • Cuando se trata de un episodio depresivo, el paciente presenta diariamente tristeza o estado de ánimo bajo, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, problemas con el apetito, fatiga, sentimientos negativos, pérdida de placer en actividades, problemas para dormir y aislamiento.

Se sabe que los episodios de depresión son más frecuentes que los de manía, aunque el patrón no es el mismo en todas las personas con trastorno bipolar.

Los síntomas de depresión y manía pueden ocurrir juntos, lo cual se llama estado mixto. Los síntomas también pueden ocurrir inmediatamente uno después de otro, lo cual se denomina un ciclo rápido.

Sí existe tratamiento

Es importante señalar que la bipolaridad no es un estado de ánimo, es una enfermedad que diagnostica un médico psiquiatra, y él evaluará si la persona tiene el trastorno o no de acuerdo a sus antecedentes familiares, sus estados de ánimo, pruebas de laboratorio para descartar otras enfermedades y mediante la observación del comportamiento de la persona.

Este padecimiento se trata con el objetivo de disminuir la frecuencia de los episodios y su intensidad, para lograr que la persona realice sus actividades comunes sin problemas y para prevenir la autoagresión y el suicidio.

Los medicamentos son una parte fundamental del tratamiento. Casi siempre, los primeros en utilizarse se denominan estabilizadores del estado de ánimo, los cuales ayudan a evitar los altibajos en el momento anímico y los cambios extremos en la actividad y el nivel de energía.

Sin embargo, los períodos de depresión o manía retornan en la mayoría de los pacientes, incluso con tratamiento, y pueden tener problemas con el alcohol, el abuso de drogas, las relaciones interpersonales, la escuela, el trabajo y las finanzas.

El suicidio es un riesgo real tanto en el estado de manía como en el depresivo. Las personas con trastorno bipolar que piensan o hablan respecto al suicidio necesitan atención urgente.

Es importante que si usted reconoce cuando una persona está pasando por un episodio de esta enfermedad, acuda con un especialista en psiquiatría.

BUSCA TU ESPECIALISTA