COMPARTIR

Últimas Noticias

Caídas en la tercera edad: conoce los factores de riesgo y la mejor forma de evitarlas

14  Agosto  2012

La mayoría de los seres humanos, si no es que todos, hemos sufrido una caída alguna vez. Desde muy pequeños los niños caen mientras aprenden a caminar y posteriormente, a lo largo de la vida, las personas sufren caídas por diferentes razones, casi siempre asociadas a un accidente o por causa de una distracción.  Sin embargo, no es lo mismo caerse a los dos años que a los 60. 

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud el 30% de las personas de la tercera edad suelen sufrir una caída importante al año, sin contar las caídas sin consecuencias serias o graves. 

"Las caídas en personas mayores están asociadas a factores como: disminución en el número de células musculares y la habilidad muscular, disminución de las funciones motoras (fuerza, velocidad y coordinación), afectación en la capacidad visual (transparencia corneal y dificultad para adaptarse a la luz) y disminución de reflejos, principalmente", explicó el doctor Julio Cesar Dávila, Geriatra del Hospital San José.

Caerse es un accidente difícil de prevenir, pero no imposible, generalmente se encuentra asociado a distracciones.  Mirar hacia los lados mientras se camina es una manera de auto-provocarse una caída, no observar dónde colocamos los pies es un mal hábito que puede traer consigo una caída.  Observar el entorno es una forma de prevenir una caída. 

Cuando nos encontramos en un lugar público o en un sitio que visitamos por primera vez, hay que habituarse a observar donde colocamos los pies y los objetos y si hay personas alrededor.  Desafortunadamente estamos tan acostumbrados a caminar (lo hacemos desde pequeños) que desarrollar el hábito de observar con más atención es una cuestión que en ocasiones se desestima, pero que puede llegar a salvarnos la vida.

Aunque la única forma de prevenir una caída es evitar las distracciones, existen diferentes factores y acciones que pueden ayudar a un adulto mayor a prevenir que las caídas sean graves o serias:

Actividad física:  debido al aumento en la edad es normal que el número de células musculares disminuyan; sin embargo, la actividad física debe continuar  aunque no sea con la misma intensidad que en la juventud. Existen ejercicios y disciplinas que mantienen la tonalidad muscular, mejoran los reflejos y hasta el estado de ánimo. Disciplinas como elTai Chiy la Yoga, han demostrado que a través de movimientos lentos, rítmicos y controlados, acompañados de concentración y respiraciones profundas, previenen enfermedades, mejoran el sueño, disminuyen los niveles de estrés y ayudan en padecimientos como la osteoporosis, el Parkinson y la diabetes.

Buena alimentación:  una alimentación sana y balanceada rica en vitamina D. Se recomienda especialmente el consumo de: atún, salmón, sardinas, bagre, huevo, hígado, leche, yogurt, margarina, pastas, cereales para el desayuno y pan. También es importante consumir mucha agua para evitar la deshidratación y frutas y vegetales crudos.

 

Otra forma importante de evitar las caídas es procurar un entorno seguro y adecuado para todos en general, pero especialmente para las personas de la tercera edad. Por lo que debemos considerar lo siguiente:

Factores externos:

  • Que no haya cables en el piso en zonas de paso.
  • Evitar alfombras que no estén fijas al suelo.
  • Colocar barandillas en las escaleras aunque sean tramos cortos.
  • Procurar que en la cocina todos los objetos estén a su alcance no muy altos, ni demasiado bajos.
  • Instalar barandillas en la regadera, un banco y una alfombra anti-derrapante.

Apoyos personales:

  • Aparatos y accesorios personales:deben estar en excelentes condiciones para evitar caídas.
  • Anteojos:revisar que estén en buenas condiciones y la graduación sea la apropiada para su padecimiento y el tipo de actividades que realiza.
  • Andadores, bastones y cualquier otro apoyo que utilicen para caminar:inspeccionar que sea el más adecuado, cómodo y seguro.
  • Audífonos:si los utiliza, verificar que se encuentren en óptimo estado.
  • Calzado:procurar que sea con suela anti-derrapante evitando el tacón o las zapatillas sueltas.

 

Si bien, un niño pequeño cae varias veces al día mientras intenta aprender a caminar y no sufre daños graves, en un adulto, una caída puede llegar a ser incapacitante o hasta mortal, es por eso que la prevención de las caídas en personas mayores es un tema que atañe al propio adulto y a sus familiares.

BUSCA TU ESPECIALISTA