COMPARTIR

Últimas Noticias

Caso éxito Iván; Tiene oportunidad de lograr sus sueños gracias a trasplante hepático

01  Abril  2011

Inteligente, entusiasta, carismático pero sobre todo con muchas ganas de vivir, es cómo podemos describir a Iván Fernández Chau, un niño de 13 años que en enero recibió un trasplante de hígado.

Iván padece el Síndrome de Alagille, una rara enfermedad que afecta a uno de cada 100 mil nacidos vivos. Es ocasionada por una alteración genética y se manifiesta -en quién la padece- con alteraciones en el desarrollo de vasos sanguíneos, huesos y ojos, pero primordialmente el hígado, donde lo que sucede es que los conductos biliares no se desarrollan adecuadamente ocasionando acumulación de bilis en el mismo hígado y en todo el organismo causando cirrosis e insuficiencia hepática a largo plazo.

La vida cambia en un momento

Vino al mundo sin ninguna manifestación de enfermedad, sin embargo a las pocas semanas de su nacimiento las cosas empezaron a cambiar; su piel adquiría un color amarillo cada vez mas intenso (lo que los médicos llaman "ictericia") y así comenzó su larga historia.

Fue atendido inicialmente en esta ciudad y ante la ausencia de mejoría y sin un diagnóstico claro de su padecimiento fue llevado a Estados Unidos. Fue ahí donde, mediante pruebas genéticas, se confirmó el diagnóstico y empezó el tratamiento que le permitió llevar una vida normal por 12 años. Sin embargo, la enfermedad siguió su curso e Iván comenzó a sentirse cada vez más débil, con fiebre, pérdida de peso y la coloración amarilla de su piel se agravó.

Este deterioro fue lo que llevó a su familia a buscar atención especializada en el Centro de Enfermedades Hepáticas del Hospital San José Tec de Monterrey donde después de ser evaluado por el equipo del Centro de Trasplantes del Hospital, dirigido por el Dr. Carlos Rodríguez Montalvo, recibieron una contundente noticia: su hígado se había dañado en forma irreversible y había dejado de funcionar, la única oportunidad de sobrevivir era con un trasplante de hígado.

"Siempre tuve ese síndrome pero se empezó a poner difícil el año pasado, mis papas se preocuparon y pasaron muchas cosas hasta que llegamos a la decisión del trasplante y en diciembre de 2010 nos pusieron en la lista de espera" comentó Iván.

Iván fue sometido a una larga serie de evaluaciones para poder ser colocado en la lista de espera para trasplante de hígado donde el tiempo promedio para la asignación de un órgano, de acuerdo a los médicos, era de seis meses.

El final feliz: un exitoso trasplante hepático

La cirugía pudo realizarse el 3 de enero de 2011 con un hígado obtenido de un donante fallecido en Ciudad Victoria, Tamaulipas a donde parte del equipo de cirujanos del Centro de Trasplantes fue trasladado en avión, mientras el resto del equipo trabajaba aquí con Iván, preparándolo para colocarle el órgano nuevo.

La cirugía fue difícil ya que el organismo del pequeño se encontraba muy deteriorado. Al finalizar la operación los padres de Iván recibieron información por parte del Dr. Rodríguez Montalvo, cirujano principal y jefe del Programa de Trasplantes del Hospital quien comentó: "hemos terminado, tuvimos muchas dificultades, pero Iván es un guerrero".

El organismo de Iván respondió positivamente al trasplante y fue dado de alta a finales del mes de febrero. "Estamos bien contentos porque es una oportunidad de vida para él, tiene todas las posibilidades de ser una persona sana por muchos años." añadió la mamá de Iván, la Sra. Ana Chau.

Actualmente Iván se encuentra bien. Él está consciente de que la lucha no termina aquí, será un proceso largo de recuperación pero que al final le traerá una mejor calidad de vida.

BUSCA TU ESPECIALISTA