COMPARTIR

Últimas Noticias

Centro de Enfermedades Hepáticas, Digestivas y Nutrición Clínica: una opción para el trasplante hepático

09  Septiembre  2015

Hablar de trasplantes y donación de órganos aún es un tema difícil para algunas personas. Sin embargo, es muy necesario seguir en el proceso de concientizarnos, ya que año con año muchos pacientes esperan recibir un órgano que les brinde una nueva oportunidad de vivir.

El doctor Carlos Rodríguez Montalvo, cirujano especialista en trasplante hepático del Centro de Enfermedades Hepáticas, Digestivas y Nutrición Clínica del Hospital San José, comenta acerca de este tema: "en general el trasplante hepático, como todos los trasplantes, es la única alternativa cuando un paciente ya agotó otras opciones de tratamiento".

El trasplante de hígado está indicado en pacientes con falla hepática aguda grave (hepatitis fulminante) o en enfermedades crónicas del hígado con cirrosis. La cirrosis generalmente es la consecuencia de un proceso inflamatorio que ha durado años. Las causas más frecuentes de ésta son hepatitis crónica por virus C, el consumo excesivo de alcohol por largo tiempo  y otras enfermedades, entre ellas las de origen autoinmune. "Además, hoy tenemos un gran problema: la obesidad, ya que ésta lleva a algunos pacientes a desarrollarenfermedad grasa del hígado.Por eso es de gran importancia la prevención y el diagnóstico temprano, ya que en muchos casos la inflamación crónica (hepatitis crónica) se puede resolver con un manejo adecuado. Cuando vemos pacientes con cirrosis y complicaciones de la misma, como insuficiencia hepática o cáncer de hígado, es demasiado tarde y la única alternativa es un trasplante".

¿Qué tan frecuente es en México?

El primer trasplante en México se hizo en 1985, pero no fue sino hasta 1992 que  empezaron a reportarse casos exitosos, y apenas en 1999 se establecieron programas formales de trasplante en el país, entre ellos el de nuestro Hospital, que fue el primer nosocomio privado en realizar un trasplante exitoso en nuestro país.  En México las muertes por enfermedad hepática son de 25 a 30 mil pacientes por año. Actualmente se trasplantan en promedio 100 pacientes anuales. De 1992 a la fecha se han realizado más de mil 500 trasplantes.

Complejidad del trasplante

Técnicamente el trasplante hepático es muy complejo: primero, hay que retirar un órgano dañado para luego colocar el órgano "nuevo". Una de las dificultades más grandes del procedimiento es la abundante pérdida de sangre durante la cirugía debido a que los pacientes tienen, debido a la cirrosis, un incremento anormal en  la presión de la circulación abdominal y una alteración de los sistemas normales de coagulación que no funcionan de manera regular en una persona con enfermedad hepática. "En estas cirugías se utiliza un sistema de recuperación sanguínea que permite que la sangre que se pierde durante la operación se recupere, se limpie, se caliente, se oxigene y transfunda de nuevo al paciente".

El trasplante hepático requiere de un nivel hospitalario alto: instalaciones adecuadas y que concentren médicos que se dediquen a esto. "Aquí en Monterrey el Centro de Enfermedades Hepáticas, Digestivas y Nutrición Clínica cuenta con un equipo humano capaz de realizar todo el procedimiento. La infraestructura del Hospital San José también cuenta con todo lo necesario para estos casos. Nuestro equipo médico está preparado para ir a donde esté el órgano, preservarlo y trasladarlo". En la medicina privada en Monterrey no existe un programa establecido de trasplantes como el del Hospital San José.

Donantes

"El número de donantes cadavéricos aún es muy bajo. Una alternativa que ha empezado a aparecer es el trasplante de donador vivo, es decir, quitar una parte de hígado a una persona sana, para trasplantarla a un paciente con cirrosis". El hígado sano tiene la capacidad permanente de regenerarse, sin embargo, es un procedimiento riesgoso que tiene más éxito en pacientes pediátricos, porque se retira al donador menos volumen de hígado. Una ventaja en el trasplante hepático es que la compatibilidad no es un gran problema, prácticamente la única barrera es el grupo sanguíneo", explica el doctor Rodríguez Montalvo.

¿En qué momento un paciente es evaluado para saber si es candidato a trasplante?

"Por lo general todo paciente que tiene cirrosis debe ser referido a un centro especializado para su evaluación. Las manifestaciones de enfermedad avanzada suelen ser fatiga permanente, cambios en el estado de conciencia, aumento en el perímetro abdominal, pérdida de volumen en extremidades o cambios de color de piel a un tinte amarillo-verdoso. De hecho muchos pacientes acuden a consulta ya con estas manifestaciones de cirrosis, cuando lo ideal debería ser verlos antes de que presenten complicaciones", señala.

No todos los pacientes que tienen cirrosis son candidatos a recibir un trasplante, antes deben ser sometidos a una evaluación que tiene tres objetivos fundamentales:

  1. Conocer el origen de la enfermedad: virus, alcohol, enfermedad metabólica, tumor. Es necesario obtener un diagnóstico exacto.
  2. Saber cuál es el avance de la enfermedad: qué tan enfermo está el paciente y si es posible hacer algo para revertir la enfermedad o tratarla.
  3. Identificar contraindicaciones: condiciones diferentes a la enfermedad hepática que representen un riesgo durante una cirugía, y entonces ésta resulte en un trasplante exitoso, con complicaciones fatales por otros padecimientos no relacionados con el hígado (corazón, pulmón, cáncer).

Esta evaluación se hace a través de un protocolo especial, que incluye estudios de laboratorio, de imagen, estudios especiales de corazón y de capacidad respiratoria, valoración nutricional, endoscopías y ocasionalmente estudios hemodinámicos de la circulación portal (circulación del hígado). Una vez que se selecciona a los pacientes, se les inscribe en una lista de espera, la cual requiere que a partir de este momento las personas empiecen su preparación: acudir a consulta regular de acuerdo a las indicaciones médicas, vigilancia de su estado nutricional (una complicación de la cirrosis es la desnutrición) y prepararlos para su cirugía. Algunos pacientes requieren rehabilitación respiratoria, otros, rehabilitación física para incrementar su masa muscular y vigilar que no aparezcan complicaciones, ya que durante la espera el padecimiento puede progresar y de pronto el paciente puede tener un tumor que impida el trasplante.

Contáctanos:
Centro de Enfermedades Hepáticas, Digestivas y Nutrición Clínica
Teléfono: (81) 8040.6193

BUSCA TU ESPECIALISTA