COMPARTIR

Últimas Noticias

Conoce más sobre la hipertensión

22  Mayo  2014

Mantener la presión arterial estable, reduce el riesgo de presentar daños al corazón, cerebro y riñones, así como prevenir otros problemas de salud.

La hipertensión es el principal factor de riesgo de muerte en el mundo y afecta tanto a hombres como a mujeres.

También es conocida como tensión arterial alta o elevada y es la presión que ejerce la sangre contra la pared de las arterias, y es imprescindible para que la sangre circule por el organismo aportando oxígeno y nutrientes a todos los órganos del cuerpo para que puedan funcionar.

La tensión arterial normal en adultos es de 120 mm Hg1 cuando el corazón late (tensión sistólica) y de 80 mm Hg cuando el corazón se relaja (tensión diastólica). Cuando la tensión sistólica es igual o superior a 140 mm Hg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg, la tensión arterial se considera alta o elevada.

La hipertensión puede provocar problemas en los riñones, corazón, cerebro, ojos y en la circulación.

Si no se controla, puede ocasionar un infarto de miocardio, un ensanchamiento del corazón y, a la larga, una insuficiencia cardiaca. Los vasos sanguíneos pueden desarrollar protuberancias (aneurismas) y zonas débiles que los hacen más susceptibles de obstruirse y romperse.

También, causa que la sangre se filtre en el cerebro y provocar un accidente cerebrovascular. Asimismo, ocasionar deficiencia renal, ceguera y deterioro cognitivo.

Factores de riesgo

  • Sobrepeso y obesidad
  • Diabetes
  • Falta de ejercicio
  • Estrés
  • Tabaquismo
  • Alcoholismo
  • Consumo excesivo de sal
  • Antecedentes familiares

Síntomas

  • Ansiedad
  • Dolor de cabeza
  • Hormigueo o adormecimiento en la mitad del cuerpo y en brazos y/o manos
  • Fatiga
  • Mareos
  • Confusión
  • Visión borrosa
  • Náuseas y/o vómito
  • Dolor de pecho
  • Zumbido de oídos
  • Sangrado nasal

Medidas preventivas

  • Controlar el peso corporal
  • Reducir y/o evitar el consumo de alcohol
  • Evitar fumar
  • Realizar ejercicio regularmente
  • Reducir el estrés
  • Conocer tu presión arterial

La hipertensión no puede curarse en la mayoría de los casos, pero puede controlarse. En general debe seguirse un tratamiento regular de por vida para bajar la presión y mantenerla estable. Los medicamentos son sólo parte del tratamiento de la hipertensión, ya que el médico también suele recomendar una dieta saludable y realizar ejercicio regularmente.

BUSCA TU ESPECIALISTA