COMPARTIR

Últimas Noticias

Cualquier persona puede padecer aneurisma de la aorta abdominal

21  Septiembre  2012

La aorta es la arteria más grande de nuestro cuerpo y lleva sangre desde el corazón a todos los órganos, a los brazos y a las piernas. Cuando su pared se debilita por alguna causa, como la arteriosclerosis, la sangre que fluye a presión en su interior hace que esa parte de la arteria empiece a dilatarse y se infle como un globo, a lo cual se le conoce como un aneurisma, que cuando crece mucho puede romperse y ocasionar un sangrado.

El lugar en donde comúnmente se forman estos aneurismas es la parte de la aorta que está en el abdomen, afección a la que se le llama aneurisma de la aorta abdominal (AAA).

"Si el AAA es pequeño no requiere tratamiento, solo es necesario vigilarlo regularmente para detectar si aumenta sus dimensiones, en caso de que así suceda, deberá ser reparado para evitar que se rompa" comentó el doctor Miguel Ángel Carrillo Martínez, radiólogo intervencionista del Hospital San José.

Se desconoce la causa exacta, pero los factores de riesgo para desarrollar un aneurisma aórtico abarcan:

  • Tabaquismo
  • Hipertensión arterial
  • Colesterol alto
  • Sexo masculino
  • Enfisema
  • Factores genéticos
  • Obesidad

Un aneurisma aórtico abdominal se puede presentar en cualquier persona, aunque se observa con más frecuencia en hombres mayores de 60 años y los hombres son cuatro veces más propensos que las mujeres. Fumar es un factor de riesgo. El historial familiar del padecimiento o de un aneurisma en cualquier parte del cuerpo, también acrecienta el riesgo.

De igual manera, arteriosclerosis, enfermedades del corazón y presión alta confieren un mayor riesgo de padecer un AAA.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Al AAA se le ha llamado "el asesino silencioso", porque en la mayoría de los casos no acusa síntomas antes de romperse.  Los aneurismas se desarrollan lentamente durante muchos años y a menudo son asintomáticos. 

Cuando los síntomas se manifiestan los más comunes son:

  • Dolor abdominal (puede ser constante o aparecer y desaparecer).
  • Dolor en la espalda baja (puede correr hacia los glúteos, ingles o piernas).
  • Sensación de latido o pulso en el abdomen.
  • Fatiga.
  • Sensación de tener una especie de bola en el abdomen (esto se presenta ocasionalmente).

Si un aneurisma crece rápido, se rompe y aparecen síntomas súbitamente significa que la condición es grave y se pone en peligro la vida y requiere de atención médica urgente.  Los síntomas en esta situación pueden incluir dolor súbito y severo en el abdomen, palidez, pulso acelerado, ansiedad, náusea y vómito, mareo o desmayo, sudoración o piel pegajosa, y shock.

 

Tratamiento del AAA

Los aneurismas pequeños solo requieren de vigilancia. Muchos de ellos pueden permanecer sin cambios en su tamaño por muchos años. Los que crecen necesitarán tratamiento cuando midan alrededor de cinco centímetros.

Cuando el aneurisma es mayor a los cinco centímetros hay dos métodos de tratamiento o reparación: la cirugía abierta es el tradicional y la reparación endovascular, una técnica mínimamente invasiva.

Pero cuando un aneurisma aórtico abdominal se rompe es una verdadera emergencia médica.

Las complicaciones abarcan:

  • Embolia arterial
  • Ataque cardíaco
  • Shock hipovolémico
  • Insuficiencia renal
  • Accidente cerebrovascular

Si usted tiene factores de riesgo o alguno de los síntomas mencionados, acuda con su médico para una revisión, quien en caso necesario puede sugerirle un estudio no invasivo, como ultrasonido a color, para ver la aorta y mostrar si existe un aneurisma.

BUSCA TU ESPECIALISTA