COMPARTIR

Últimas Noticias

Cuida tu piel, evita la dermatitis atópica

11  Marzo  2014

La dermatitis atópica es una condición que causa comezón e inflamación de la piel afectando principalmente cara interna de los codos y atrás de las rodillas en escolares; mientras que en bebés predomina en la cara, aunque también puede aparecer en todo el cuerpo.

Este tipo de eccema (inflamación de la piel) se presenta comúnmente a partir de los cinco o seis meses de edad y muchas veces afecta a personas que también sufren de asma o alergias. Se sabe que los bebés que son alimentados con leche materna son menos propensos a padecerla.

En los niños comienza a desaparecer alrededor de los cinco años pero en los adultos, es una afección prolongada y recurrente.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas que indican el padecimiento de dermatitis varían dependiendo su etapa cronológica:

  • Fase del lactante:
    • Enrojecimiento, áreas de inflamación con presencia de líquido claro y consecuente formación de costras amarillentas principalmente en mejillas y en algunas ocasiones se extiende hasta piel cabelluda o región posterior de orejas.
  • Fase del escolar:
    • Enrojecimiento, principalmente en pliegues de flexión de codos, parte posterior de las rodillas, muñecas y parpados. El dato característico es la intensa comezón.
  • Fase del adulto:
    • Es menos frecuente, se presenta enrojecimiento e inflamación en cuello, nuca, manos y genitales. En esta etapa se observan datos de piel muy gruesa y de color café oscuro por el rascado intenso.

La comezón es  intensa  y puede comenzar incluso antes de que la erupción aparezca. La dermatitis atópica a menudo se denomina "picazón que produce salpullido", porque la comezón comienza y luego aparece el salpullido o erupción en la piel como resultado del rascado.

¿Qué factores pueden hacer que empeoren los síntomas?

Algunos agentes irritantes:

  • Lana o fibras sintéticas.
  • Jabones y limpiadores con perfumes o muchos químicos.
  • Algunos perfumes y maquillajes.
  • Sustancias tales como cloro, aceite mineral o solventes, detergentes.
  • Polvo o arena.
  • El humo del cigarrillo.

Los alérgenos comunes:

  • Huevos, maní, leche, pescado, soya y trigo.
  • Ácaros de polvo.
  • Moho.
  • Polen.
  • Caspa de perro y gato.

También lo causa:

  • No usar suficiente crema hidratante después del baño.
  • Poca humedad e hidratación durante el invierno.
  • Clima seco todo el año.
  • Baños y duchas largas o con agua caliente.
  • Exponerse repentinamente al frío cuando está sudado.
  • Infecciones bacterianas.
  • Uso de detergentes en polvo o suavizantes con aromas.

¿Cómo la puedes prevenir?

Evitar exponerte al sol, a los irritantes, alérgenos y demás cosas que pueden desencadenar la dermatitis atópica; además de usar humectantes en todo momento.

El estrés se considera un factor en la aparición de la dermatitis, así que controlarlo te puede ser útil. Incluso, cuando el área afectada por la enfermedad haya sanado, puede irritarse de nuevo con facilidad requiriendo atención especial del dermatólogo.

La dermatitis atópica puede ser más difícil de controlar si:

  • Comienza a una edad temprana.
  • Compromete una gran parte del cuerpo.
  • Se produce junto con asma y rinitis alérgica.
  • Se produce en alguien con antecedentes familiares de eccema.

Es recomendable que vuelvas a consultar al dermatólogo si la dermatitis atópica no mejora con los cuidados indicados, si los síntomas empeoran o el tratamiento no funciona y en caso de aparición de fiebre, enrojecimiento o dolor. Evita la automedicación, aplicarte cremas, ungüentos u otra cosa sobre la piel si el dermatólogo no lo ha autorizado.

BUSCA TU ESPECIALISTA