COMPARTIR

Últimas Noticias

Cuidemos a quienes filtran y purifican nuestra sangre

08  Marzo  2012

El 8 de marzo del presente año se conmemora el Día Mundial del Riñón. En México hay alrededor de 8,126 personas en lista de espera para recibir un trasplante y es el órgano que más se trasplanta a nivel mundial.

Los riñones tienen como función principal filtrar la sangre, eliminar desechos y exceso de agua y devolver al torrente sanguíneo aquello que no debe eliminarse. En otras palabras, son una compleja maquina de purificación ya que diariamente filtran alrededor de 200 litros de sangre para eliminar, aproximadamente, 2 litros de desechos y exceso de agua mismos que se convierten en orina.

Nuestro cuerpo usa la comida como fuente de energía y para reparación propia, después de que toma lo que necesita de los alimentos envía los desechos a la sangre y los riñones los retiran para evitar que se acumulen y provoquen algún daño a nuestro organismo.

Además, los riñones liberan tres hormonas importantes para el buen funcionamiento de todos nuestros órganos:

  • Eritropoyetina: estimula la producción de glóbulos rojos por la médula ósea.
  • Renina: regula la tensión arterial.
  • La forma activa de la vitamina D: ayuda a mantener el calcio para los huesos y para el equilibrio químico normal en el cuerpo.

Existen diversos factores que ocasionan la insuficiencia renal (mal funcionamiento de los riñones), desde la diabetes, la hipertensión arterial, la glomerulonefritis, las enfermedades quísticas de los riñones, el uso prolongado de medicamentos anti-inflamatorios y analgésicos hasta el elevado consumo de proteínas, sodio, potasio y el colesterol. Tomar, por lo menos, 2 litros diarios de agua ayudará a que se conserven sanos y no dejen de funcionar.

 

¿Cómo detecto si sufro insuficiencia renal?

Todos debemos saber que los riñones no duelen y debido a eso hay menor probabilidad de que el problema se detecte a tiempo.

En las primeras etapas de la enfermedad es posible que las personas no se sientan enfermas y que los primeros síntomas puedan ser tan generales como: dolores de cabeza frecuentes, cansancio o picazón por todo el cuerpo.

Si la enfermedad de los riñones empeora, tal vez la persona necesite orinar con más o menos frecuencia que antes, pierda el apetito, sienta nauseas o tenga vómito, las manos o los pies se le hinchen o se duerman, se sienta soñoliento o tenga problemas de concentración, su piel se oscurezca, sufra de calambres musculares, entre otros.

Mediante sencillas pruebas de orina y sangre, el nefrólogo (médico que ha sido entrenado en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad renal) puede determinar si nuestros riñones funcionan al 100 por ciento o comienzan a presentar algún daño.

El riñón es el órgano que más se trasplanta a nivel mundial así es que no seamos parte de las estadísticas, siempre será mejor prevenir.

BUSCA TU ESPECIALISTA