COMPARTIR

Últimas Noticias

Día a favor de la Tromboprofilaxis

24  Junio  2016

El 24 de junio de cada año se celebra el Día a favor de la Tromboprofilaxis, fecha propuesta por la Academia Mexicana de Cirugía y la Secretaría de Salud Federal, cuyo objetivo es promover la prevención y el tratamiento oportuno de la enfermedad tromboembólica venosa (ETV).

Este padecimiento es un conjunto de alteraciones que abarcan la trombosis venosa profunda (TVP), la tromboembolia pulmonar y el síndrome postrombótico.

La trombosis venosa es un coágulo (trombo) de sangre que obstruye el flujo sanguíneo de una vena, afectando principalmente aquellas ubicadas en la parte inferior de la pierna y el muslo. Las principales complicaciones pueden darse cuando el trombo se desprende de las extremidades y viaja a los pulmones (émbolo pulmonar) o a cualquier otra parte del cuerpo siendo potencialmente mortal. La profilaxis temprana y oportuna de la trombosis venosa ayuda a prevenir complicaciones mortales que se traducen en millones de vidas salvadas.

Las principales causas que conducen a la enfermedad tromboembólica venosa son: flujo lento de sangre, lesión en la pared interna de las venas y estados protrombóticos. La prevalencia de ETV es mayor que el cáncer de mama, VIH y accidentes automovilísticos, y sus complicaciones a corto y mediano plazo son muy grandes impactando en la calidad y sobrevida de los pacientes.

¿Cuáles son las causas?

Entre los factores de riesgo que pueden provocar la trombofilia se incluyen: edad, traumatismos y cirugías, períodos prolongados de inmovilización, anticonceptivos orales, terapia de reemplazo hormonal, embarazo, obesidad, enfermedades cardiacas y oncológicas.

Síntomas

En los casos de trombosis venosa profunda en los muslos, el dolor es el síntoma más frecuente; sin embargo, este dolor es poco preciso al ser espontáneo y con intensidad variable dependiendo del sujeto.

Otras características suelen ser el enrojecimiento y el incremento del tamaño de la pierna o del muslo.

La embolia pulmonar está caracterizada por el dolor de tórax, tos (en ocasiones con sangre) y la sensación súbita de dificultad para respirar.

¿Cómo se diagnóstica?

Ante la sospecha de una trombosis venosa profunda se recomienda realizar una ecografía Doppler que permite visualizar el sistema venoso.

En los casos de sospecha de embolia pulmonar, la técnica más frecuente es la realización de una gammagrafía (introducción en la vena de un contraste radiactivo).

Tratamiento

El tratamiento en la enfermedad tromboembólica venosa son los fármacos anticoagulantes que consiguen estabilizar el trombo e impiden la fragmentación.

En los casos de trombosis venosa profunda previenen que se produzca una embolia pulmonar, y en las situaciones de embolia pulmonar evitan su avance.

Actualmente se utilizan dos tipos de anticoagulantes:

  • Orales:Este tratamiento con anticoagulantes, como el acenocumarol, tarda varios días en hacer efecto, por lo que no se utiliza al inicio de la terapia debido a que se requiere un efecto anticoagulante inmediato.
     
  • Inyectables:El tratamiento de elección son las heparinas por vía intravenosa. Actúan inmediatamente, pero requieren controles analíticos frecuentes, por lo que los pacientes tienen que estar hospitalizados.

Recuerda notificarle a tu médico cualquier cambio, dolor, síntoma o signo para que te revise y así comenzar el tratamiento adecuado, recuerda que la cultura de la prevención ¡es de todos!

BUSCA TU ESPECIALISTA