COMPARTIR

Últimas Noticias

Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo

02  Abril  2017

El autismo es una afección neurológica permanente que se manifiesta en la infancia, independientemente del género, la raza o la condición social y económica. El término trastorno del espectro autista integra un grupo de diagnósticos: Asperger, trastorno desintegrativo, trastorno no especificado y autismo, que tienen en común una alteración en la socialización, comunicación (lenguaje) y conductivas repetitivas. El diagnóstico temprano nos ayuda a la intervención temprana y de esta manera poder influir significativamente en el desenlace final.

"Este problema de salud se caracteriza principalmente por peculiaridades en la esfera de la interacción social y dificultades en situaciones comunicativas comunes, modos de aprendizaje atípicos, especial interés por ciertos temas, predisposición a actividades rutinarias y particularidades en el procesamiento de la información sensorial", explica el doctor Raúl Calderón Sepúlveda.

La incidencia de autismo en todas las regiones del mundo es alto, 1 de cada 68 niños, siendo más común en los hombres; la falta de comprensión produce fuertes repercusiones sobre las personas y sus familias.

La estigmatización y la discriminación asociadas a la diversidad en el ámbito neurológico siguen siendo los principales obstáculos para el diagnóstico y el tratamiento.

El Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo no solo promueve una mayor comprensión, sino que empodera a los padres para tratar de acceder a terapias de intervención temprana y supone un llamadp a la plena integración social de las personas con autismo.

Principales síntomas del autismo

  • Su interacción social es deficiente: hay un pobre contacto visual y suele ser detectada inicialmente por las personas más cercanas al bebé, cuando observan que éste se muestra indiferente a su entorno o presenta periodos prolongados de enfoque de la atención en un objeto o persona en concreto, aislándose del resto. Esta alteración puede aparecer con mayor frecuencia a partir de los seis meses de edad o desarrollarse después de un cierto tiempo.
  • Carecen de empatía: los pacientes presentan dificultades para interpretar la situación emocional de las personas de su entorno, así como de sus pensamientos al ser incapaces de entender las pautas sociales, como pueden ser el tono de voz o las expresiones faciales.
  • Tienen dificultad para comunicarse: algunos niños no llegan a desarrollar ningún tipo de lenguaje, no hablan ni son capaces de comunicarse con expresiones o gestos; otros sí hablan pero la forma y el contenido de su discurso no es adecuado y tienden a repetir palabras (ecolalia) o frases, hablar en tercera persona o a ignorar a su interlocutor.
  • Realizan movimientos estereotipados y repetitivos: movimientos de aleteo con las manos, mecerse, dar vueltas de forma compulsiva, taparse los oídos, entre otros.
  • Capacidad de juego social alterado: son niños que no saben o no son capaces de desarrollar juegos que supongan interacción con otros infantes. Además, su capacidad imaginativa es muy limitada por lo que pueden participar en juegos de simulación.
  • Hipersensibilidad sensorial: como no tolerar ciertas texturas (se quitan la ropa), sonidos, olores, sabores, etcétera.

¿Cómo se diagnóstica?

Generalmente se realiza por un equipo médico multidisciplinario como neurólogos, pediatras, psicólogos y psiquiatras.

"El diagnóstico del trastorno espectro autista es clínico y se compone de distintas pruebas cognitivas y de lenguaje, así como una evaluación neurológica detallada. El objetivo de estas pruebas, además del propio diagnóstico de la enfermedad, es descartar que se trate de otras patologías", comenta el especialista en neurología pediátrica.

Tratamiento

El trastorno del espectro autista no tiene cura. Todas las terapias están enfocadas a la paliación de los síntomas y a la mejora de la calidad de vida del paciente. La terapia suele ser individualizada y ajustada a las necesidades que precisa cubrir el sujeto, consiguiendo mejor pronóstico cuanto más precoz sea su inicio. El tratamiento del autismo en este sentido suele incluir:

  • Intervenciones conductuales educativas
  • Intervenciones emocionales y psíquicas
  • Medicación

"En la actualidad hay pruebas que nos ayudan a identificar en forma temprana (M-CHAT-R) a los niños que pudieran presentar el trastorno del espectro autista, pruebas que nos dan el diagnostico (ADOS), así como evaluaciones para identificar las comorbilidades que pudieran presentar. Medicamentos que nos ayudan junto con las terapias a mejorar su atención, comportamiento y socialización. Una de las últimas terapias que ya está a nuestra disposición sin ser medicamentos y no son invasivas, es la estimulación magnética transcraneal", concluye. 

BUSCA TU ESPECIALISTA