COMPARTIR

Últimas Noticias

Día Mundial de la Salud Mental

09  Octubre  2015

El 10 de octubre de cada año se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, por lo que te compartimos información relevante sobre la demencia, uno de los problemas mentales más comunes.

La demencia es un síndrome -generalmente de naturaleza crónica o progresiva- caracterizado por el deterioro de las funciones cognitivas (es decir, los procesos mentales que nos permiten realizar cualquier tarea) más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal.

Este problema de salud afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. La conciencia no se ve afectada. El deterioro de estas funciones suele ir acompañado, y en ocasiones es precedido, por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación.

La demencia es causada por diversas enfermedades y lesiones que afectan al cerebro de forma primaria o secundaria, como la enfermedad de Alzheimer o los accidentes cerebrovasculares.

Es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en todo el mundo. Ésta tiene un impacto de carácter físico, psicológico, social y económico en los cuidadores, la familia y la sociedad.

Etapas de la enfermedad 

  • Temprana: a menudo pasa desapercibida, ya que el inicio es paulatino. Los síntomas más comunes son: tendencia al olvido, pérdida de la noción del tiempo y desubicación espacial, incluso en lugares conocidos, aunque en algunos casos inicia con síntomas emocionales o conductuales.
  • Intermedia: a medida que la demencia evoluciona hacia la etapa intermedia, los signos y síntomas se vuelven más evidentes y más limitadores. En esta etapa las personas afectadas: empiezan a olvidar acontecimientos recientes, así como los nombres de las personas, se encuentran desubicadas en su propio hogar, tienen cada vez más dificultades para comunicarse, empiezan a necesitar ayuda con el aseo y cuidado personal, y sufren cambios de comportamiento.
  • Tardía: en la última etapa de la enfermedad, la dependencia y la inactividad son casi totales. Las alteraciones de la memoria son graves y los síntomas físicos se hacen más evidentes. Éstos incluyen: una creciente desubicación en el tiempo y espacio, dificultades para reconocer a familiares y amigos, una necesidad cada vez mayor de ayuda para el cuidado personal, dificultades para caminar y alteraciones del comportamiento que pueden exacerbarse y desembocar en agresiones.

Tratamiento y atención

Existen numerosas intervenciones que se pueden ofrecer para apoyar y mejorar la vida de las personas con demencia y sus cuidadores y familias. Algunas de estas acciones son:

  • Optimizar la salud física, la cognición, la actividad y el bienestar.
  • Diagnóstico precoz a través de un adecuado proceso de evaluación.
  • Identificar y tratar los síntomas neuropsiquiátricos (cognitivos, emocionales y conductuales).
  • Participar en programas de estimulación y/o rehabilitación neurocognitiva.
  • Proporcionar información y apoyo a largo plazo a los cuidadores y familiares.

Estadísticas

  • A nivel mundial hay alrededor de más de 45 millones de personas que padecen demencia, y cada año se registran más de 7 millones de casos nuevos.
  • Se calcula que entre un 5 y 8 por ciento de la población general de 60 años o más sufre demencia en un determinado momento.
  • La enfermedad de Alzheimer, que es la causa de demencia más común, acapara entre un 60 y 70 por ciento de los casos.
  • Se prevé que el número total de personas con demencia prácticamente pase de 75 millones en 2030 a 135 millones en 2050.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

BUSCA TU ESPECIALISTA