COMPARTIR

Últimas Noticias

Diabetes en el embarazo

04  Diciembre  2012

En México, 13 de cada 100 embarazadas padecen diabetes gestacional.

La diabetes gestacional es aquella que se desarrolla durante el embarazo. Se caracteriza por desaparecer durante las seis u ocho semanas después del término del embarazo durante la etapa conocida como cuarentena o puerperio, donde las hormonas que prepararon el cuerpo de la mujer para la gestación regresan a su estado natural.

"Es independiente del aumento de peso que tengan durante el embarazo. Todas las mujeres embarazas están propensas a desarrollar esta condición", asegura el doctor Hugo Rangel, ginecólogo y experto en medicina fetal y embarazo de alto riesgo.

Durante el embarazo la placenta produce una hormona denominada lactogeno-placentario. Esta hormona prepara las glándulas mamarias para la lactancia y asegura la presencia de glucosa en la placenta la cual se transmitirá al feto para apoyar su crecimiento. Existen ocasiones donde la glucosa se queda en la sangre de la madre más tiempo del debido e incrementa el nivel de azúcar en el cuerpo de la mujer provocando diabetes gestacional.

Este tipo de diabetes es asintomática, es decir, que la paciente no siempre se da cuenta que la padece, pero puede tener repercusiones en el feto. La respuesta del páncreas al detectar el nivel de azúcar en la sangre y producir mayor cantidad de insulina aumenta el crecimiento del bebé lo cual hace insuficientes las condiciones de la placenta para alimentarlo y complica el funcionamiento de sus órganos y su respiración. De no tratarse correctamente, la diabetes gestacional puede ser causa de interrupción del embarazo.

Las probabilidades de padecer diabetes durante el embarazo se incrementan en aquellas pacientes que la hayan padecido durante un embarazo previo o bien que tengan familiares con diabetes mellitus.

La diabetes mellitus, a diferencia de la diabetes gestacional, no tiene cura. El doctor Rangel refiere que las mujeres que van a padecer diabetes mellitus desarrollada a partir del embarazo alcanza hasta un 25 por ciento.

La mayoría de las pacientes se controlan con una buena alimentación y con aplicaciones periódicas de exámenes donde se vigila el nivel de azúcar en la sangre. Para aquellas mujeres que no realizaban ejercicio antes del embarazo, se les recomienda caminar de 20 a 30 minutos tres veces a la semana como mínimo.

"Todos deberíamos alimentarnos bien, llevar una dieta baja en carbohidratos, comer adecuadamente las proporciones y hacer ejercicio, eso es para todos, sería lo ideal. Hablando de una mujer que se embaraza, debe de acudir lo más pronto posible con su doctor para su asesoramiento sobre la manera de alimentarse en relación a la diabetes gestacional. Tiene muchos beneficios alimentarse adecuadamente. Beneficia a la paciente no sólo en el desarrollo de la diabetes gestacional sino que es una paciente que va a tener un mejor aporte de energía, se va a sentir menos cansada, va a tolerar mejor el cansancio, ese sueño que no sabemos exactamente por qué se produce pero que le da a todas las mujeres embarazadas. Son pacientes que lo llevan mejor y ayuda a que si se desarrolla diabetes gestacional sea más fácil de controlar", comentó el doctor Rangel.

Es de gran importancia que las mujeres embarazadas acudan al médico de manera inmediata para poder prevenir este padecimiento propio del embrazo, ya que de no ser controlada, la diabetes gestacional puede ocasionar consecuencias de salud permanentes en el niño.

BUSCA TU ESPECIALISTA