COMPARTIR

Últimas Noticias

Diabetes en la infancia

14  Noviembre  2015

La diabetes es una enfermedad que no genera síntomas inmediatos, sino hasta que aparecen complicaciones más graves. Es un padecimiento que produce un incremento en el azúcar, proteínas y grasas. Estas alteraciones traen problemas  principalmente en los ojos, riñones y los nervios, pero ataca a todo el organismo.

"¿Cuáles son los niveles normales? De 70 a 100. El nivel normal en ayuno o después de las comidas debes tenerlo debajo de 140, y esto es a nivel general, sea niño, adulto o personas de la tercera edad", explicó el doctor Óscar Flores Caloca, endocrinólogo pediatra.

¿Qué diabetes pueden padecer los niños además de la tipo 1?

La diabetes tipo 2, que se presenta principalmente en adultos, y últimamente se está observando en niños debido al incremento de la obesidad.

También existe la diabetes secundaria, que se le denomina así porque aparece como consecuencia a una enfermedad, como los niños que están bajo tratamiento oncológico o hematológico.

Otros tipos que se presentan son por alteraciones en las células, debido a defectos genéticos del páncreas. Pero una que se ha diagnosticado con mayor frecuencia en los últimos años es la diabetes neonatal. "Hay niños que nacen con diabetes y la gente piensa que la diabetes no existe en esa edad. Es uno por cada 600 mil a un millón de habitantes, este es un problema a nivel de la célula que produce la insulina, no funciona", informó el especialista.

¿Cómo identificar si un niño tiene diabetes?

Existen cuatro datos clínicos característicos para identificar el padecimiento: demasiada sed, hambre, pérdida de peso y bastante orina.

"Nosotros detectamos algo muy clásico en los niños, y es que van a orinar con mayor frecuencia, porque vemos a los pequeños que no se orinaban en las noches y lo empiezan hacer. Cuando se incrementa el azúcar arriba de 180, que es el umbral al nivel del riñón, éste empieza a desechar mucha orina, y se levantan dos a más veces en la noche para ir al baño. Obviamente si ven a alguien que orina mucho piensan en infecciones y otras causas, pero nunca deben sacarse de la mente que puede ser diabetes", advirtió el doctor Flores Caloca.

¿Cuello oscuro?

Con más frecuencia se menciona que si un niño tiene el cuello oscurecido puede presentar diabetes, a este problema se le llama acantosis nigricans, y se genera porque el infante trae la insulina muy alta. Es un estado de resistencia a la insulina.

"Son niños que secretan mucha insulina para que no les suba el azúcar, como mecanismo de compensación, entonces la insulina elevada en el cuerpo hace que se hiperpigmente la piel en el cuello, en las axilas, las ingles y a veces en el dorso de los nudillos de los dedos, y son niños que de repente les va a subir el azúcar y les va a dar diabetes", comentó el especialista en endocrinología pediátrica.

Alimentación y medicación, la base para el control de la diabetes

Se sabe que una buena alimentación beneficia el control de la diabetes. Se trata de consumir muy pocos azucares simples, comer varias veces al día sin alimentos que contengan tanta glucosa e incluir fibra, frutas, verduras y la porción de carne.

"Hay que hacer un conteo de carbohidratos, que consiste en que tú te vas a poner la insulina según lo que traes de azúcar y lo que comas, por eso siempre nos preguntan cuántas veces te tienes que checar el azúcar. El chequeo de glucosa capilar se realiza en múltiples ocasiones al día según el tipo de diabetes, la etapa y el control del padecimiento, siendo más intensivo en la diabetes tipo 1.

Entonces, los tres pilares del tratamiento son: la dieta, el ejercicio y el medicamento; a estos agregamos la educación, que entre más conozca la gente de diabetes, mejor se va a controlar, y automonitorear. Si no te checas cuánto traes de azúcar, no vas a saber aplicar ninguno de los tres", puntualizó el doctor Flores Caloca.

Es muy importante que si un niño ya padece algún tipo de diabetes, se cuide y controle este padecimiento, realizando ejercicio y alimentándose correctamente. "La recomendación es que se cuiden. La gente siempre piensa en una cura y todos se descontrolan, probablemente sí llegue la cura, pero va a ser para la diabetes, no para las complicaciones", finalizó.

BUSCA TU ESPECIALISTA