COMPARTIR

Últimas Noticias

Jugar, benéfico para los niños hospitalizados

09  Abril  2013

En el desarrollo infantil, no existe actividad ni aprendizaje alguno en el niño que no pase por el jugar. No se trata sólo de una actividad más, jugar va más allá.

Mediante el juego, el niño puede escenificar la forma cómo vive e interpreta su ambiente; le ofrece los medios para poder hacer un despliegue tanto de sus fantasías como de sus diversas emociones en escenas que además le producen bien-estar.

Jugar es también un proceso creativo en el que el niño puede crear y re-crear la realidad que vive para poder enfrentarla y adaptarse a ella. Es a través de él que aprehende el mundo que le rodea, interactúa con los objetos y resuelve problemas. Involucra su cuerpo y también pone en escena a distintas modalidades de comunicación.

 

El juego durante la hospitalización

El niño, víctima de algún padecimiento físico que requiere hospitalización, es sometido a una experiencia fuertemente emocional. Su condición de enfermedad, su estadía en un espacio físico ajeno al familiar, rodeado de personas que a su vez le son desconocidas, expuesto a experiencias sobre su cuerpo que en muchos casos le infringen dolor y malestar, son vivencias que generan en él un sin fin de situaciones emocionales, como pueden ser la angustia, temor, enojo, entre otros, y a las que él debe encarar junto con el soporte afectivo que le brindan sus padres y/o familia.

Esos estados anímicos pueden obstaculizar y limitar la evolución de su padecimiento o incluso dificultar su estancia en el hospital.

"Poder ofrecer al niño la posibilidad de jugar en el ambiente hospitalario, a cargo de profesionales en el campo de la psicología clínica infantil o de personal capacitado en la comprensión del papel terapéutico que tiene el juego en el niño, es de vital importancia porque, en el jugar, el niño puede de manera activa escenificar lo que vive en su experiencia de enfermedad y en el hospital", comentó la licenciada Araceli Franco Alcocer, especialista en psicoterapia y psicoanálisis.

Ésta actividad le permite 'poner a jugar' las diferentes angustias y temores que dicha experiencia le produce.

Que el equipo de salud reconozca el papel central que tiene el juego y aplicarlo durante la estancia del niño en el hospital, les ayuda a conocer a fondo quién es su paciente, cómo vive y enfrenta su situación de enfermedad así como a crear las estrategias de intervención convenientes para hacer menos difícil y estresante la experiencia hospitalaria.

El objetivo del juego terapéutico es que el niño comprenda lo que sucede con su cuerpo, el porqué de todo lo que le está sucediendo y cuál es su participación en vía de su recuperación.

- Con información de la licenciada Araceli Franco Alcocer.
Psicoterapeuta y psicoanalista del Hospital San José, del Centro de Especialidades Médicas y de Diagnóstico y del Instituto de Bienestar Integral de TecSalud.

 

Un programa en beneficio de los pacientes pediátricos

En el año 2002, Patricio Alcaraz Couret tuvo la inquietud de adentrarse en el mundo de la medicina pediátrica y, después de tocar varias puertas, encontró en el Hospital San José la oportunidad de implementar un nuevo programa: "Niño Feliz".

El programa está integrado por voluntarios que son seleccionados y capacitados cuidadosamente para que, a través del juego, ayuden a los niños a reducir sus niveles de ansiedad y estrés derivados de su estancia en el hospital.

Horario de visita del programa Niño Feliz a pacientes de pediatría
Lunes: 3:30 p.m. a 5:30 p.m.
Miércoles: 3:30 p.m. a 5:30 p.m.
Sábado: 3:00 p.m. a 5:00 p.m.

 

Contáctanos
Departamento de Pediatría
Teléfono: (81) 8347.1010 ext. 2459

BUSCA TU ESPECIALISTA