COMPARTIR

Últimas Noticias

La hidratación: acción vital para el ser humano

28  Abril  2014

Mantener una correcta hidratación permite al organismo obtener un buen estado de salud, además de ser fundamental para realizar en óptimas condiciones las funciones corporales.

Llevar una adecuada hidratación es esencial para la salud y el bienestar del cuerpo humano, ya que permite muchas de las reacciones químicas vitales del organismo y mantiene las funciones corporales.

"Un organismo que se encuentra bien hidratado tiene una mejor respuesta inmunológica, por ejemplo, tiene una mayor tolerancia a las situaciones de estrés o de desequilibro y esto conlleva a que todas las funciones orgánicas: el hígado, el riñón y el corazón tengan un mejor funcionamiento al no verse en situaciones de sobre esfuerzo por la falta de una buena cantidad de líquido circulante", explicó el doctor Constancio Ponce González. 

El agua es el componente mayoritario de las células del cuerpo y también protege y es un lubricante para el cerebro y las articulaciones. El vital líquido transporta los nutrientes a las células del organismo y se encarga de retirar de las mismas los residuos o sustancias de desechos. Asimismo, ayuda a regular la temperatura corporal mediante la redistribución del calor desde tejidos activos hasta la piel y mediante el enfriamiento del cuerpo a través del sudor.

"Teóricamente debemos de ingerir entre 75 y 100 mililitros de líquido por hora, lo cual haría un promedio de dos a tres litros según las actividades de cada persona, esos requerimientos varían según algunas situaciones especiales del cuerpo", comentó el doctor Ponce.

De acuerdo con elEuropean Hydration Institute(EHI, por sus siglas en inglés), el agua es el componente principal del cuerpo humano: normalmente representa el 60 por ciento del peso corporal en hombres adultos, y es ligeramente inferior, un 50-55, en mujeres debido a su proporción más alta de grasa corporal. El cerebro y los músculos son aproximadamente un 75 por ciento agua, la sangre y los riñones un 81, el hígado un 71, los huesos un 22 y el tejido adiposo un 20.

Cuando el cuerpo humano no tiene el suficiente líquido se pueden presentar los siguientes síntomas: boca reseca, cansancio o debilidad muscular, poca producción de saliva, espacios prolongados al momento de orinar, entre otros.

¿Cómo saber si estamos bien hidratados?

"El síntoma más fácil de ver qué tan bien hidratado estoy es en cierta medida la coloración de la orina, si la micción se hace de una coloración muy concentrada significa que nos está faltando una cierta cantidad de líquido, los ojos secos, las mucosas -principalmente la cavidad oral reseca-, la piel, en algunas personas, puede ser una manifestación de que ésta se siente en cierta medida muy rasposa o áspera", expuso el especialista en medicina interna.

¿Cómo percatarse si los niños están bien hidratados?

"Los niños generalmente toman agua a libre demanda, esa es la forma de que un niño esté bien hidratado, darle la oportunidad de que siempre tome líquido cuando quiera. Cuando se habla de un niño que requiere el cuidado de la mamá, principalmente menores de un año que ya no toman leche materna, lo recomendable es darle cada cuatro horas alguna cantidad extra de agua para asegurar esté bien hidratado, vigilar que no pasen más de cuatro horas sin que orine, eso hablaría en cierta medida de que al pequeño le están faltando líquidos".

Medidas para que el adulto mayor tenga una buena hidratación

Con la edad, el cuerpo pierde la capacidad de detectar la sed. Por tanto, para mantenerse bien hidratados, las personas mayores deben anticipar las necesidades de su cuerpo y no siempre esperar a tener ese deseo de beber algo.

"El adulto mayor conlleva una diferencia con el adulto joven porque su composición de grasa va cambiando, la parte magra del organismo de un 60 por ciento disminuye casi a un 40 y eso hace que tengan una mayor pérdida, si le agregamos además que los órganos ya no tienen la misma capacidad, entonces un adulto mayor puede deshidratarse por sobre exposición al calor o por limitación en la ingesta de líquido", explicó el doctor Constancio Ponce González.

Para prevenir la deshidratación, lo más importante es beber agua de manera regular. Idealmente, las personas de la tercera edad deberían acostumbrarse a ingerir uno o dos vasos de alguna bebida con cada comida y tomar a lo largo del día cuando no estén comiendo.

Recomendación para que los deportistas se mantengan hidratados

"El deportista que ya se dedique a eso como tal, que ya tenga más de cinco años, ya está habituado a los cambios extremos de pérdida de líquidos, lo recomendable es hacer ejercicio primero en un medio controlado donde la temperatura no sea muy extrema. Cuando a la gente le gustan las actividades al aire libre, se debe incrementar un 50 por ciento su ingesta promedio de líquidos en entrenamiento, porque se elevan las pérdidas insensibles.

Lo recomendable es no hacer ejercicio al exterior cuando la temperatura sobrepasa los 25 o 28 grados, porque se incrementa esta pérdida de líquidos, pero los deportistas en especial tienden a transpirar una mayor pérdida de minerales, entonces ahí se puede perder un poco más de calcio, magnesio y de zinc sintiendo una debilidad no tan extrema como la gente normal, pero que sí les afecta en el rendimiento de su actividad", detalló.

Para mantener una buena hidratación es importante beber al menos dos litros de agua al día, no presentar sed, que no pasen más de cuatro horas sin orinar, no sentir cansancio o dolor muscular y no tener alguna alteración de la percepción en tiempo y espacio. 

BUSCA TU ESPECIALISTA