COMPARTIR

Últimas Noticias

Mi donador me dio vida, y gracias a ello pude convertirme en mamá

09  Mayo  2014

En el 2003, María del Carmen, con 22 años, y debido a un problema renal, tuvo un trasplante de riñón. Afortunadamente, la operación fue todo un éxito: "Cuando salí de la operación y desperté, todo lo que había sufrido se me olvidó. No me acordaba de nada y me sentía perfecta, como si nunca me hubiera pasado nada".

Una nueva etapa comienza

En el 2013, después de 10 años de trasplantada, enterarse que estaba embarazada le provocó intensas emociones: por una parte, la alegría de vivir una de las experiencias más maravillosas en la vida de una mujer, por otra, el temor por los riesgos que implicaba su situación de trasplante debido, entre otras cosas, a su toma permanente de medicamentos.

Afortunadamente para Carmen, la espera de Eduardo Manuel no fue particularmente complicada: siempre ha sido muy sana, aunque si tuvo que ser un poco más cuidadosa para no contraer virus o enfermedades debido a su inmunosupresión.

El nefrólogo Alejandro Valdés Cepeda y el ginecólogo Mauro Javier Muñoz Pérez la asistieron en su proceso de gestación, con las recomendaciones propias de esta etapa: no subir mucho de peso, estar atenta a su presión arterial y tener una rutina tranquila. Al tomar estas precauciones, Carmen no experimentó ningún dolor o molestia y su riñón estuvo funcionando perfectamente.  Eduardo Manuel Sada González llegó al mundo el viernes 3 de enero de 2013pesando unos saludables 3.640 kgs. y midiendo 50 cms.

Estas experiencias le han dado a María del Carmen una nueva perspectiva de vida: "yo estuve en la lista de espera un año y mi órgano fue de donador de cadáver. Una vez que despiertas, se te olvida todo por lo que pasaste. Estas viviendo una nueva vida: el donador me dio una oportunidad  a mí, ahora yo le di vida a mi bebé. Son dos vidas las que está dando".

Aún falta un largo camino por recorrer en nuestro país en el tema de cultura de donación de órganos. Las listas de personas en necesidad de recibir un trasplante son superiores a los donantes, ocasionando que muchos pacientes permanezcan años en espera de tener la operación que les salvará la vida. Carmen hace hincapié en la importancia de concientizarnos: "donen, hay muchísima gente en espera de un órgano a la que le pueden cambiar la vida".

Y respecto a su situación personal, la feliz mamá recomienda: "aunque les digan que no pueden tener hijos por cualquier razón relacionada con trasplantes, luchen por sus sueños. Mucha gente, terceras personas, me decían que no me embarazara, que me quedara como estaba, cosa que me entristecía mucho. Para personas ajenas a la situación es muy fácil decirlo. Sin embargo, teniendo la orientación y los cuidados adecuados, y siguiendo al pie de la letra las instrucciones de los médicos, claro que se puede", animó María del Carmen.

Contáctanos
Atención a pacientes
Teléfono: (81) 8347.1010 ext. 8390

BUSCA TU ESPECIALISTA