COMPARTIR

Últimas Noticias

Mitos y realidades sobre la salpingoclasia

24  Abril  2014

Durante el siglo pasado, algunas sociedades tuvieron una explosión demográfica debido a las mejorías en la calidad de vida y en los avances médicos, los cuales han hecho que no solamente hayamos encontrado tratamientos a enfermedades que previamente eran mortales, sino que además, ha aumentado nuestra expectativa de vida de forma significativa, haciendo que la planificación familiar adquiera un rol fundamental en los países en vías de desarrollo.

Dentro de los múltiples métodos de planificación familiar que existen actualmente se encuentra la salpingoclasia bilateral. Este término se refiere a la oclusión de las trompas de Falopio, la cual se puede realizar a diferentes niveles y con diferentes técnicas y que está pensado como un método definitivo.

Actualmente, hay múltiples técnicas de oclusión como el uso de anillos, los cuales causan la obstrucción sin realizar el corte de la trompa. Por otro lado existen las técnicas con corte y ligadura, así como también de cauterización de un segmento de la trompa. Pero, ¿cómo se realiza este procedimiento?

Básicamente hay cinco tipos de abordaje:

  1. Abordaje por mini laparotomía: en este caso se realiza una pequeña incisión en el área inferior del abdomen, se localizan las trompas y se les realiza la oclusión previamente determinada.
  2. Laparoscopía: es una técnica mediante la cual se introduce una cámara a través del ombligo con una incisión de diez milímetros y otra incisión en un costado del abdomen. Sus heridas prácticamente son invisibles y la recuperación es muy rápida. Es un procedimiento ambulatorio.
  3. Posterior al nacimiento: cuando hemos tenido un parto, el fondo del útero se encuentra a nivel del ombligo. En este momento podemos realizar una incisión dentro del ombligo para localizar las salpinges, no dejando cicatrices visibles.
  4. Transvaginal: mediante una técnica de apertura vaginal en su cara posterior, se puede realizar una incisión para localizar las trompas y posteriormente realizar su ligadura.
  5. Intrauterina por histeroscopía: en nuestros días se están desarrollando métodos de oclusión los cuales se introducen vaginalmente con un histeroscopio, produciendo obstrucción de las salpinges. Siguen aún en estudio.

La recuperación de este procedimiento en sus diferentes técnicas es rápida y no suele requerir más de un día de hospitalización en algunos casos. Sin embargo, existen muchos mitos respecto a esta cirugía y que han pasado de generación en generación, algunos son:

¿Duele la salpingoclasia más que la cesárea? Esta es una de las preguntas más comunes que nos encontramos los ginecólogos cuando tratamos a las pacientes. La herida quirúrgica realizada para la cesárea y la manipulación del abdomen son procedimientos que causan molestias y dolor post operatorio. No es posible determinar de forma exacta del dolor causado por la salpingoclasia en sí misma, pero si les puedo asegurar que el dolor no se debe a esto, sino a la cirugía en su totalidad.

¿Me va a cortar o me va a ligar? Si bien es cierto que existen múltiples técnicas para la realización de este procedimiento, en la mayoría se incluye el corte y ligadura juntas, mientras que otras son cauterización y corte. Finalmente lo que queremos es obstruir el paso normal de los óvulos y que no haya embarazo.

Las pacientes que han decidido planificar el número de hijos deben acudir con un médico que les explique los diferentes métodos existentes y les brinde toda la orientación necesaria para tomar la mejor decisión.

Les recomiendo una muy buena orientación y discusión de cada caso particular con su médico y luego elegir el mejor lugar para realizar esta cirugía. Siempre que se decidan a realizarla debe ser pensando en que no hay vuelta atrás y saber que es un método definitivo, ya que las cirugías para recanalización tubaria no son efectivas en un cien por ciento.

Recuerda es importante pensar en tu salud y buscar siempre una buena orientación para evitar complicaciones.

 

Dr. Gonzalo A. Soto Fuenzalida
Ginecología y Obstetricia, Hospital San José

BUSCA TU ESPECIALISTA