COMPARTIR

Últimas Noticias

Que el pie diabético no afecte tu calidad de vida

14  Noviembre  2016

La diabetes es una de las principales enfermedades que afecta a nuestro país, y el pie diabético es una de las complicaciones más comunes que, si no es atendido a tiempo, puede desencadenar en la amputación de uno de los miembros inferiores.

"Algunas de las afecciones que se desarrollan son la neuropatía diabética (pérdida de la función nerviosa) y la enfermedad vascular periférica (pérdida de la circulación)", comenta el doctor José Gerardo Ayala Villarreal.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) indica que ignorar dichos síntomas es lo que ha contribuido a alcanzar un elevado porcentaje de personas que han requerido amputación. Los estudios indican que el 60 por ciento de las amputaciones son realizadas a personas diabéticas.

"Algunos de los factores que contribuyen a desarrollar el pie diabético son el tabaquismo, el alcoholismo, el poco control de los niveles de azúcar en la sangre, el colesterol alto, la presión arterial alta, el sobrepeso y ser mayor de 40 años de edad", advierte el especialista en endocrinología.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la neuropatía pueden incluir la pérdida de sensibilidad protectora o dolor y sensación de hormigueo. Los pacientes pueden desarrollar una ampolla, abrasión o herida pero posiblemente no sientan ningún dolor. Una menor circulación puede provocar decoloración de la piel, cambios en la temperatura o dolor. Cuando hay una infección se presenta la fiebre, escalofríos, temblores, enrojecimiento, secreción, pérdida del control de azúcar en sangre o shock (presión sanguínea inestable, confusión y delirio). 

¿Cómo se diagnostica?

"Se basa en los síntomas ya mencionados. La ausencia de sensibilidad protectora puede confirmarse y las radiografías pueden mostrar gas en los tejidos blandos, hinchazón o defectos en el tejido blando; o bien, cambios que guardan coherencia con una infección ósea, fractura o dislocación", explica el también médico internista.

Tratamientos

No quirúrgico.Las heridas pueden limpiarse y tratarse con apósitos y dispositivos de inmovilización. Las infecciones se limpian y se administran antibióticos. La gangrena de los dedos de los pies puede tratarse con observación (si la infección está bajo control) hasta que se produzca una auto-amputación o una separación natural del pie.

Quirúrgico.Las infecciones graves, como los abscesos, se pueden tratar con la eliminación operativa urgente del tejido degenerado o amputación. La enfermedad vascular puede ser tratada por cirujanos especialista en el rubro con procedimientos de bypass arterial. La gangrena se puede tratar con la amputación parcial del pie o una amputación por debajo de la rodilla.

Medidas adecuadas

El cuidado para el pie diabético requiere de una especial atención por parte del paciente. Entre las principales medidas de prevención están:

  • Mantener siempre limpios los pies.
  • La revisión diaria de los mismos. Hay que cerciorarse de que no haya erupciones en la piel, deformación en las uñas, raspones o enrojecimiento.
  • Prestar atención a cualquier dolor en las piernas.
  • Problemas al momento de cortarse las uñas.
  • Mantener los pies lejos de objetos peligrosos.
  • No caminar descalzo.
  • Utilizar zapatos cómodos.

Si se presenta algún problema durante el cuidado, es necesario acudir con un especialista para diagnosticar y resolver el problema.

BUSCA TU ESPECIALISTA