COMPARTIR

Últimas Noticias

Se recupera del cáncer y regresa a casa

30  Noviembre  2012

Tras recibir un pronóstico desalentador en Estados Unidos, llega al Hospital San José y en pocos meses regresa a casa recuperada y feliz.

A finales de 2011, el pronóstico médico para Roberta Alberta Ramírez, ciudadana norteamericana radicada en California, era poco alentador. "Tenía un bulto en el lado derecho de mi cuello y los doctores sólo me daban antibióticos y analgésicos, pero el bulto en lugar de desaparecer era cada vez más grande", explica. Los médicos en California, Estados Unidos advirtieron a Roberta que la única posibilidad era operar para extraer el bulto, pero con el riesgo de quedar sin voz. Además, la familia no se sentía cómoda con la manera en la que se estaba llevando el proceso.

Motivado por el amor a su madre, el hijo de Roberta y su esposa decidieron buscar por todos los medios la mejor atención posible para su madre, no estaban dispuestos a resignarse, fue así como encontraron en internet al Hospital San José. Luego de investigar los avances tecnológicos y sus casos de éxito, hicieron algunas llamadas y fue así como encontraron al doctor Eduardo Guzmán Huerta, cirujano general.

"Nuestro primer contacto fue telefónico, ellos me explicaron a grandes rasgos el caso de Roberta y lo que los médicos le habían dicho. Mi principal temor era que nos encontráramos ante un caso de linfoma y que éste se hubiera propagado, así que les propuse vernos personalmente, fue así como ellos decidieron viajar hasta Monterrey para conocernos" comenta el doctor Guzmán.

Cuando el doctor Guzmán tuvo la oportunidad de revisar a Roberta por primera vez se dio cuenta que sería necesario realizar una cirugía, extraer aquella masa y enviarla a analizar al departamento de patología. Como él mismo nos comenta, la parte más difícil fueron los cinco días de espera antes de que llegaran los resultados.

"Cuando los resultados finalmente llegaron nos dimos cuenta que Roberta requería cuidados multidisciplinarios, pero afortunadamente considero que algo de lo que mejor sabemos hacer en el Hospital San José es brindar atención multidisciplinaria, donde diferentes especialistas participamos en la atención y recuperación del paciente", comenta el doctor Guzmán.

Algunas semanas después los estudios indicaron que el linfoma se encontraba solamente en el cuello y que no había afectación en ningún otro órgano, lo que plantaba un escenario muy alentador para Roberta.

"Yo tuve la oportunidad de estudiar en los Estados Unidos y conozco la forma de trabajar de aquel país, y conozco también muy bien la calidad, entrega y dedicación con que trabajamos en el Hospital San José; estoy convencido que podemos hacer las cosas a la par de los más grandes del mundo y en muchos caso, mejor".

 

El mejor tratamiento

Tenía un crecimiento linfático en la parte derecha del cuello. Fue tratada con quimioterapia y medicamentos durante seis ciclos cada 21 días. El resultado fue muy bueno. La señora Ramírez está libre de cáncer. En estos momentos sólo tenemos que monitorearla de cerca para que no haya complicaciones, nos alegra decir que la enfermedad ya no está en su cuerpo", explica el oncólogo Luis Villela Martínez.

Feliz de volver a casa, pero sobre todo de saberse recuperada Roberta agradecía a todo el personal del Hospital San José, médicos y enfermeras, todas las atenciones que tuvieron con ella desde la primera vez. Con la voz notoriamente entrecortada pero feliz Roberta se despidió diciendo: "no tengo palabras para agradecer a todos sus atenciones y ayuda… gracias".

BUSCA TU ESPECIALISTA