COMPARTIR

Últimas Noticias

Son los males cardiacos primera causa de muerte en la mujer mexicana

19  Agosto  2011

Cambios en su estilo de vida y el rol de las mujeres en la sociedad aumentan males cardiacos en ellas, pero la enfermedad evoluciona de manera diferente y los tratamientos habituales no funcionan igual que en los hombres.

La primera causa de muerte de las mujeres mayores de 30 años son las enfermedades del corazón, afirmó el doctor Marcos Ibarra, jefe de Cardiología del Hospital San José Tec de Monterrey.

"Hace 30 años, se decía que las mujeres estaban protegidas para enfermedades del corazón, prácticamente no se enfermaban", explicó el cardiólogo.

"Sin embargo, los cambios sociales han hecho que las mujeres se incorporen cada vez más al trabajo competitivo, se sometan a un estrés igual o mayor en la familia, en los estudios, que fume más, que tenga otros hábitos alimentarios, lo que la ha llevado a adquirir enfermedades crónico degenerativas (como diabetes e hipertensión arterial) y someterse a un riesgo mayor de enfermedades cardiovasculares".

Este aumento en la incidencia de enfermedades cardiacas, en particular la angina de pecho y el infarto del miocardio, es el tema central del Cuarto Congreso de Innovación en Cardiología y Medicina Vascular, que se está llevando a cabo en CINTERMEX.

"Lo más importante va a ser concientizar a la gente, a todos los médicos, enfermeras y técnicos", detalló.

"Se están presentando mesas redondas, debates y simposio. El objetivo primordial es levantar la conciencia de que la causa número uno de muerte en la mujer es la enfermedad cardiaca, que estamos poco enterados de qué hacer, de cómo tratarla o cómo curarla, y la necesidad de campañas educativas y de prevención individual y colectiva, ya que en gran medida puede ser prevenible".

Las mujeres, por sus diferencias fisiológicas con los hombres, manifiestan la enfermedad de manera distinta y responden también de manera diferente a los tratamientos, por lo que es urgente desarrollar investigación al respecto, señaló.

"La mujer, aparte de adquirir una enfermedad que antes no conocía, la adquiere de manera diferente porque se comporta de manera distinta. Quizás porque sus procesos hormonales son diferentes, quizás su respuesta inflamatoria y de trombosis es diferente, su metabolismo, su respuesta inmunológica, y una cosa muy importante, su talla y su peso son menores, en términos generales", especificó.

Un ejemplo de estas diferencias es el grosor de las arterias coronarias, que si en un varón tienen por lo general un grosor de 3 milímetros, en una mujer suelen medir 2 milímetros o menos, lo que hace que la degeneración de las mismas, producto del envejecimiento y los malos hábitos, tengan consecuencias y manifestaciones distintas a los varones.

"Al hombre, generalmente, le da un dolor fuerte en el pecho, que siente que lo pisa un elefante, empieza a sudar frío, le dan ganas de evacuar y va a perder el conocimiento y… al hospital", dijo, por ejemplo, de los infartos.

"La mujer no. Se presenta en forma atípica, como que la falta el aire, nada alarmante, no se presenta igual, esto hace que se retrase el estudio y el tratamiento, porque es algo que no se presenta con la misma intensidad que en el hombre".

Además, los tratamientos que usualmente funcionan en los hombres no lo hacen de igual forma en las mujeres, como en el caso del stent, la maya de acero que se insertan en las arterias para quitar los taponamientos provocados por la aterosclerosis. En estos casos, el stent regularmente provoca una cicatriz, que en las mujeres es mayor y puede volver a taponear las arterias.

En el Congreso, la mesa inaugural estuvo dedicada precisamente a estos padecimientos, con la participación del Secretario de Salud de Nuevo León, Dr. Jesús Zacarías Villarreal, de la doctora Edith Ruiz Gastélum, presidenta del capítulo de Enfermedad Cardiaca en la Mujer de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México; el Dr. Carlos Martínez Sánchez, Presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología; la Dra. María del Refugio Ávila del Instituto Estatal de la Mujer y la Dra. Carmen Armida Iñigo Riesgo, Coordinadora del capítulo de Cardiopatía en la Mujer del Colegio de Cardiología en Jalisco.

BUSCA TU ESPECIALISTA