COMPARTIR

Últimas Noticias

Tecnología médica avanzada benefició a nuestro pequeño paciente Gilmarth

08  Septiembre  2011

Una embolización es un procedimiento que requiere modernas herramientas tecnológicas y en el servicio de Hemodinamia del Hospital San José Tec de Monterrey es posible realizarlo a pacientes adultos y pediátricos.

Gilmarth Concholo, era un niño normal, realizaba todas sus actividades como cualquier niño de su edad, pero en febrero de 2009 se cayó sin motivo alguno y ya no pudo ponerse de pie, pues había perdido fuerza en la parte derecha de su cuerpo, simplemente no le respondía.

Su pediatra, al revisarlo, le detectó una marcha atáxica causada por una malformación arteriovenosa por lo que fue necesario realizarle una intervención quirúrgica en el servicio de Hemodinamia del Hospital.

"A Gilmarth se le realizó una embolización que es la obstrucción de uno o más vasos sanguíneos. Por medio de un catéter se introducen émbolos, los cuales pueden ser pequeñas esferas (microscópicas) o polímeros acrílicos con el fin de impedir el flujo de sangre al área" comentó el doctor José Alberto García de la Fuente, neuro-radiólogo y terapista, miembro del Cuerpo Médico del Hospital.

Cuando se une el talento humano y la tecnología

"El AXIOM ArtisdTA® nos permite seguir un pequeño catéter de aproximadamente menos de medio milímetro de diámetro, el cual navega dentro del cerebro y llega hasta el sitio anormal. El catéter se desplaza navegando a través de los vasos sanguíneos desde la región inguinal, donde penetramos a través de la arteria femoral. También nos permite ver la inyección de acrílico y la obstrucción de la anomalía vascular" agregó el doctor García de la Fuente.

El pequeño Gilmarth después de someterse a tres embolizaciones más durante el año 2010 y a rehabilitación física, hoy puede continuar con actividades como acudir a la escuela y jugar, mismas que había dejado debido a su enfermedad.

Sus padres están conscientes de que la tecnología y la rápida atención jugaron un papel muy importante en su recuperación ya que de no haberse tratado a tiempo corría el riesgo de sufrir una embolia y por ende, quedar con secuelas irreversibles.

"La tecnología del Hospital benefició a nuestro hijo porque después de saber el diagnóstico pudo ser tratado adecuadamente y de manera rápida" comentó Gilmarth Concholo, padre del pequeño.

En el Hospital estamos preocupados por atender a nuestros pacientes con calidez, apoyándonos en la tecnología más avanzada y ofreciéndoles las mejores alternativas para mejorar su calidad de vida y procurar su tranquilidad.

BUSCA TU ESPECIALISTA