COMPARTIR

Últimas Noticias

Una experiencia que les cambió la vida

21  Marzo  2014

Uno de los momentos más importantes en la vida de cualquier pareja es convertirse en padres, una experiencia que no siempre está exenta de dificultades.

Hace seis años, Carla Alejandra Mendoza Romero supo que estaba esperando gemelos pero conforme avanzaba su embarazo, algunas cosas parecían complicarse.

En la semana once, los médicos detectaron una reducción del nivel de la hormona tiroidea en el cuerpo, condición conocida como hipotiroidismo. Después, cuando cumplió trece semanas de embarazo, un cuadro de deshidratación y bajo peso le provocó problemas cardíacos y desmayos frecuentes, lo que la llevó a estar hospitalizada durante un mes para evitar cualquier complicación.

Tuvo que pasar una temporada de reposo en casa y al término de ésta, ya en la semana 27, su médico le realizó un ultrasonido y detectó que una de las bebés había dejado de crecer, y lamentablemente, esta pequeña perdió la vida.

Su hermana seguía desarrollándose normalmente y el 19 de marzo de 2008, con 30 semanas de gestación, los malestares volvieron y su ginecólogo y cardiólogo decidieron internarla en el Hospital San José para valoración y monitoreo.

El día llegó y el 21 de marzo a las 10:45 de la mañana nació Paula, lloró como normalmente lo hacen los recién nacidos y eso significaba una buena señal. Ingresó a la Unidad de Terapia Intensiva Neonatal y Pediátrica del Hospital San José ya que nació con bajo peso y requería cuidados especiales, mismos que ahí podían brindarle.

Hoy Paula tiene seis años de edad y cursa tercer año de kínder. Es una niña muy inquieta, platicadora, extrovertida y de carácter muy especial. La familia Zambrano Mendoza recuerda su experiencia como algo muy difícil de vivir, un momento en el que contaron en todo momento con un trato respetuoso, profesional y humano por parte del personal del Hospital San José.

"El personal del Hospital, en particular de Terapia Neonatal, siempre estuvo al pendiente de Paula, la tecnología con la que cuentan permite monitorear a los bebés todo el tiempo y estar al pendiente de sus signos vitales", comentaron Carla Alejandra y Elmer Zambrano.

"Hay cosas de las cuales sólo nos quedan los recuerdos y, aunque son difíciles de olvidar, debes aprender a guardarlas en tu corazón y seguir adelante. El ver cada día cómo crece Paula y cómo luchó desde el primer día por salir adelante y recuperarse, nos dio las fuerzas necesarias para levantarnos y disfrutar cada momento a su lado", comentaron.

Afortunadamente, desde que Paula salió del hospital pesando dos kilos, su salud ha sido estable. Como a muchas niñas de su edad, le gusta disfrazarse de princesa, brincar en la cama, jugar en el exterior, ir al parque, le encanta nadar, patinar y tiene una habilidad muy especial para dibujar.

"Nosotros sólo deseamos que permanezca sana y feliz cada día de su vida", concluyeron.

BUSCA TU ESPECIALISTA