COMPARTIR

Últimas Noticias

Y tú, ¿conoces cómo funciona tu hígado y qué enfermedades lo podrían atacar?

21  Marzo  2013

Las enfermedades del hígado son la cuarta causa de muerte en México. Su prevalencia como enfermedad es extraordinariamente grande.

El hígado es un órgano que tiene una capacidad funcional enorme. Ocupa prácticamente toda la parte superior del abdomen y todo lo que ingerimos se fragmenta y pasa obligatoriamente por él. Algunas cosas se almacenan, otras se procesan, y otras más se eliminan.

Aunado a su capacidad funcional, el hígado tiene una gran capacidad de regeneración. Si a un paciente se le quita la mitad de su hígado, en tres semanas éste vuelve a crecer, y alcanza su volumen anterior. Esto sucede, claro, en un hígado sano. Debido a esto, el hígado puede soportar años sin manifestaciones o síntomas de daño.

La enfermedad hepática va poco a poco impidiendo la regeneración de las células normales de este órgano. Éstas van siendo sustituidas por tejido cicatricial que impide que el hígado cumpla con sus funciones, las cuales son indispensables para la vida humana.

 

Síntomas, diagnóstico y tratamiento para enfermedades hepáticas

¿Cómo alguien podría detectar un problema en el hígado? El síntoma más común es la fatiga. Sin embargo, cuando esto sucede, es probable que ya haya indicios de cirrosis. El hígado se inflama levemente al principio, pero si añadimos agravantes como una mala dieta, o el consumo de alcohol, el daño se potencia.

Si perteneces a un grupo de riesgo (consumo de drogas, múltiples parejas sexuales, receptor de transfusiones sanguíneas -especialmente si ocurrieron antes de 1995-), lo que necesitas hacer es realizarte una sencilla prueba de sangre que revele tu perfil bioquímico, y solicites la prueba de anticuerpo para hepatitis B o C. Si la prueba resulta positiva, entonces se realizarán pruebas confirmatorias, el siguiente paso es una evaluación y posterior tratamiento por médicos especialistas.

El perfil bioquímico revisa indicadores como glucosa y lípidos, además de otras funciones que evalúan el riñón. Esto, aunado a un eco abdominal superior, son herramientas suficientes para diagnosticar el estado del hígado. En caso de mostrar alteraciones, no significa enfermedad hepática de manera concluyente, pero definitivamente es información que nos indica que debe investigarse más a fondo lo que está sucediendo.

Los pacientes que tienen un gran perímetro abdominal (sobrepeso), o alta presión arterial, van aumentando su riesgo al juntar diversos factores que conducen a la enfermedad hepática.

"En el Hospital San José existe un chequeo para la salud hepática. Consta de exámenes de laboratorio y de una ecografía que permiten darse cuenta del estado del hígado. Los estudios, pueden ser revisados por un médico general, un gastroenterólogo o un internista, y están dirigidos a adultos con sobrepeso, diabetes, colesterol alto o si consumen bebidas alcohólicas diariamente (más de 3 o 4 bebidas diarias)", comentó el doctor Carlos Rodríguez Montalvo, director del Centro de Enfermedades Hepáticas - Digestivas y Nutrición Clínica del Hospital San José.

Te invitamos a cuidar tus hábitos, mantener un estilo de vida saludable, y estar al pendiente de cualquier cambio en tu estado de salud. Recordemos que éste es un factor clave en la calidad de vida de todo ser humano.

 

Contáctanos
Hospital San José
Centro de Enfermedades Hepáticas - Digestivas y Nutrición Clínica
Teléfono: (81) 8040.6193

 

BUSCA TU ESPECIALISTA