COMPARTIR

Diabetes

Guía médica para mejorar tu calidad de vida

Una nueva condición de vida

Parte de la curación está en la voluntad de sanar

 

El duelo ante la enfermedad

Cuando una persona recibe el diagnóstico de una enfermedad crónica, normalmente entra en un proceso llamado duelo, que significa desafío. El duelo es un proceso psíquico necesario y adaptativo para afrontar una pérdida significativa, como la muerte de un ser querido, la ruptura con la pareja o, en este caso, la pérdida de la salud.

Se caracteriza por una sensación de pérdida y mucha tristeza con poco o nulo interés en el mundo externo y consta de cinco etapas: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

El duelo es un proceso dinámico que se experimenta de forma diferente en cada persona; las etapas no necesariamente son consecutivas y existe la posibilidad de retroceder a etapas anteriores o no presentar alguna de las cinco. En caso de que alguna de las etapas no sea vivida adecuadamente o el tiempo correspondiente al duelo se alargue, es necesario acudir a un especialista o institución que nos oriente.

Cuándo pedir apoyo psicológico

Cuando nuestro enojo o irritabilidad se salga de control, por ejemplo:

  • Cambios de ánimo bruscos
  • Actitud agresiva
  • Aislamiento
  • Culpa constante hacia uno mismo

Cuando hay estrés que altera nuestra rutina diaria y se manifiesta en los siguientes síntomas: 

  • Dolor de cabeza
  • Insomnio
  • Disfunción sexual
  • Irritabilidad constante
  • Incapacidad de concentración 

Cuando hay depresión que no nos permite funcionar en nuestra vida, por ejemplo: 

  • Falta de interés por actividades o convivencias
  • Pérdida de apetito
  • Fatiga
  • Sensación de culpa

Cuando la ansiedad provoca otros problemas:

  • Problemas gástricos
  • Miedo o inseguridad
  • Aumento de la presión sanguínea
  • Conversación acelerada
  • Tensión muscular

La familia ante la nueva condición

Es importante mencionar que la familia del paciente también puede experimentar un proceso de duelo, ya que cuando un miembro enferma, toda la familia también lo hace y experimenta un nuevo reto.

Es de vital importancia la participación de la familia en los nuevos cambios para facilitar la adaptación, y así poder sobrellevar la enfermedad en un entorno adecuado.

Sexualidad y diabetes

La diabetes, en cualquiera de su dos tipos, puede producir afectaciones en la sexualidad de aproximadamente la mitad de los pacientes. En ocasiones la persona que vive con diabetes puede no estar consciente de que las alteraciones están directamente relacionadas con su condición.

Si constantemente se tienen elevados los niveles de glucosa en la sangre (hiperglucemia), la mujer es más propensa a las infecciones vaginales, las cuales pueden ocasionar incomodidad o malos olores y, en consecuencia, fomentar la negación a la actividad sexual. En los hombres la diabetes afecta sobre todo a la fase de excitación, lo que trae como resultado una disfunción eréctil.

A la acción negativa de la diabetes sobre la función sexual, se suman otras condiciones como enfermedades que suelen ser simultáneas -hipertensión o colesterol alto-, y la toma de algunos medicamentos.

Es importante tener en cuenta que los factores emocionales que afectan la vida del paciente desde el diagnóstico o un duelo manejado de manera inadecuada, pueden ser generadores de situaciones de angustia, inseguridad y/o miedo al fracaso en la vida sexual del paciente.

 

¡Contáctanos!

Llamando al (81) 8888.0601 o envíanos tus comentarios. Haz "click" aquí.

 regresar

BUSCA TU ESPECIALISTA