COMPARTIR

Lactancia materna

Lo mejor de ti para quien más amas

La leche materna

El mejor alimento para los recién nacidos

 

La leche materna es increíble. Es el único alimento que un bebé requiere durante los primeros seis meses de vida. El cuerpo de la madre, que comienza a trabajar incluso antes del nacimiento para producirla, es capaz de cubrir los requerimientos del bebé si se mantiene la libre demanda del seno materno a partir del primer día de vida. 

Incluso antes de que el bebé salga del vientre de su madre, ésta puede comenzar a segregar una sustancia llamada calostro, la cual está llena de nutrientes y sustancias que protegerán al bebé de enfermedades en los primeros días de vida. Según la manera en que se haya dado a luz (vía parto natural o cesárea), poco tiempo después (horas, o máximo 1 ó 2 días), la madre producirá, de manera constante, leche para alimentar a su bebé. La cantidad que se produce está en directa relación con la demanda del pecho. Por esta razón es muy importante apoyar a la madre para lograr un pleno establecimiento de la Lactancia Materna Exclusiva (LME). La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una lactancia exclusiva por seis meses, posteriormente se comienzan a introducir otros alimentos en la dieta del bebé, sin embargo también se recomienda extender la lactancia hasta los dos años de edad, e incluso puede durar más tiempo.

Amamantar es algo que se aprende. Algunas mujeres tienen problemas al inicio de la lactancia debido a la separación madre y bebé, o a la suplementación con leche artificial, por lo cual se recomienda no utilizar ningún sustituto de la leche materna, y dar el pecho a libre demanda cada vez que el bebé lo pida.

Cuando las madres regresan a trabajar, pueden mantener la lactancia: durante el horario laboral pueden extraer su leche, almacenarla y transportarla para después alimentar a su bebé cuando la madre esté ausente.

¿Cómo se produce la leche materna?

La succión del bebé al seno materno estimula la liberación de una hormona, llamada prolactina, que estimula la producción de leche y la liberación de otra hormona, llamada oxitocina. Ésta, a su vez, estimula la contracción de las glándulas mamarias (o el reflejo de salida de leche), haciendo que la leche sea exprimida de la glándula mamaria hacia los conductos lácteos, y salga a través de los conductos finales en el pezón.

Los primeros días después del parto

Es recomendable que se alimente al recién nacido a libre demanda, sin esperar a que llore. Existen algunos signos de hambre tempranos, que se muestran a continuación:

Empieza a sentir hambre:
El bebé se agita. Abre la boca, voltea hacia los lados.

Tiene mucha hambre:
Se estira, se mueve cada vez más, se lleva la mano a la boca.

Tiene mucha hambre y ya requiere que lo calmen antes de alimentarlo:
Llora, se mueve agitadamente, su cara se enrojece.

La leche materna después del parto

Calostro

El calostro es la primera leche. Es más amarilla, contiene gran cantidad de proteínas e inmunoglobulinas (sustancias anti infecciosas), y aporta muchas calorías en pequeño volumen. Es el alimento ideal para los primeros días después de nacido el bebé, ya que el tamaño del estómago del recién nacido es muy pequeño.

Leche de transición

Conforme pasan los días, existe una transición de la leche y ahora contiene mucho más calorías y grasas. Esta leche se produce después del calostro. Se caracteriza por un progresivo aumento del volumen producido.

Leche madura

La leche madura, que se produce aproximadamente a los catorce dias postparto, contiene todos los nutrientes que el bebé necesita para su crecimiento óptimo, además de sustancias que ayudan a la digestión, al desarrollo, y que lo protegen contra las infecciones. Continúa proporcionando nutrientes, protección y otros beneficios conforme el niño crece.

 regresar

BUSCA TU ESPECIALISTA