COMPARTIR

Lactancia materna

Lo mejor de ti para quien más amas

Nutrición durante la lactancia

¿Necesitan las madres lactantes suplementos nutricionales?

 

Todas las mujeres, a no ser que se encuentren extremadamente desnutridas, son capaces de producir leche en cantidad y calidad adecuada. Sin embargo, sus reservas nutricionales pueden estar algo bajas como resultado del embarazo y la pérdida de sangre durante el parto. Para conseguir un buen estado nutricional durante la lactancia, la madre tiene que aumentar la ingesta de nutrientes.

Una buena recomendación para lograr una dieta adecuada es realizar una evaluación nutricional profesional, buscando que el consumo calórico recomendado (2300-2500 calorías al día para alimentar un solo bebé, y de 2600-3,000 calorías para la lactancia de gemelos) consista en alimentos sanos, evitando que esta dieta temporalmente alta en calorías lleve a la madre a un aumento de peso innecesario.

¿Cuánto líquido debo consumir?

Durante la lactancia necesitas beber agua, leche y jugos de acuerdo a lo que tu cuerpo te pida. Forzarte a ingerir más de lo que sientas que necesitas no te hará producir más leche.

Consejos Generales de Alimentación durante la Lactancia

  • Come aproximadamente unas 5 veces al día.
  • Lleva una dieta variada en la que se incluyan todos los alimentos.
  • Evita o reduce en lo posible el consumo de bebidas con cafeína.
  • Evita el alcohol y el tabaco.
  • Evita (durante la lactancia) consumir menos de 1800 calorías diarias.
  • Evita productos herbolarios, plantas medicinales o suplementos nutricionales no farmacológicos. Consulta antes a tu médico en caso de estar muy interesada en consumirlos. Recuerda que lo que ingieres puede llegar a tu bebé.
  • Si eres vegetariana probablemente tu médico te indicará suplementos vitamínicos adicionales. Platica con tu médico sobre tu régimen alimenticio, para que te asegures de brindarle a tu bebé todos los nutrientes que requiere.

Hablando de nutrientes…

Procura consumir toda la gama de nutrientes que te proveen los alimentos, evitando calorías huecas de alimentos altos en grasa, sal o azúcar. Una dieta balanceada te asegurará un estado de salud óptimo, en beneficio de tu bebé y tuyo también. Asegúrate de incluir proteínas, carbohidratos, grasas sanas, vitaminas, ácido fólico, hierro, calcio, y otros minerales que tienen diversas funciones en el metabolismo, sistema inmune y funcionamiento de la tiroides.

Quizá te suene complicado cubrir la ingesta de todos los nutrientes mencionados, pero si consumes una gama amplia de alimentos, es casi seguro que estarás brindándole a tu cuerpo, y por lo tanto a tu bebé, todo lo necesario para su correcto desarrollo, y para cuidarte a ti misma y tener la energía suficiente para que mamá y bebé estén en perfectas condiciones.

Si tienes dudas acércate a un especialista en nutrición para que te ayude a diseñar menús de acuerdo con tus gustos y necesidades particulares.

 regresar

BUSCA TU ESPECIALISTA