COMPARTIR

Trasplantes

Después de la vida, hay vida

Trasplante de órganos

Más años de vida después de un trasplante

 

Un trasplante permite rehabilitar la capacidad funcional, productiva y social de quienes se someten a él. Permite mejorar la calidad de vida de quién es trasplantado y para algunos pacientes es la única esperanza.

¿Cuándo puede realizarse un trasplante?

El proceso inicia cuando el médico diagnostica un padecimiento que ha afectado gravemente un órgano o tejido específico de un paciente, quien es enviado al especialista que corresponda para determinar si existen razones médicas para que el problema pudiera ser tratado mediante un trasplante.

Los casos más frecuentes son la insuficiencia renal crónica, algunos tipos de insuficiencia cardiaca, padecimientos que afectan la forma y transparencia de las córneas en los ojos, y en otros casos insuficiencia en el hígado o pulmón.

El paciente debe ser sometido a un protocolo de evaluación para definir si reúne las condiciones necesarias para este procedimiento ya que no cualquier enfermedad puede ser atendida mediante un trasplante, ni cualquier paciente es candidato. El protocolo de evaluación consiste en una serie de exámenes médicos que permiten determinar las condiciones específicas del paciente y la utilidad o no del trasplante.

Cuando el paciente no sea candidato a recibir un trasplante es remitido con su médico tratante, acompañado de las recomendaciones para continuar su tratamiento previo o alguna otra alternativa.

Los casos aceptados son puestos a consideración del comité interno de trasplantes del hospital para que avale la decisión tomada por los médicos especialistas. En este caso es fundamental que la decisión final quede asentada tanto en el expediente del paciente como en un acta de sesión del comité.

Si usted considera que su caso debería ser analizado por un especialista, contáctenos a la oficina de Trasplantes y Órganos.

Teléfono: (81) 8347.1010 ext. 2156 y (81) 8040.6152 

Legislación en México

En México existe una legislación bien establecida con respecto al tema de trasplantes. La Ley General de Salud contempla minuciosamente cada etapa del procedimiento; observa y regula todos los aspectos que afectan tanto al donante como al donador.

Las circunstancias particulares de cada caso serán analizadas por un comité especial, de acuerdo a lo establecido en la Ley General de Salud, reglamento, lineamientos y protocolos de donación y trasplante vigentes.

Para evaluar si existen limitantes médicas, los profesionales de la salud analizan de manera cuidadosa al donante para determinar que no haya un riesgo sanitario para los posibles receptores, así como asegurar que el órgano y/o tejido se encuentre en condiciones de cubrir la necesidad del paciente.

Las limitantes legales las establece la Ley General de Salud en los artículos 326 y 332:

  • Los menores de edad no pueden donar en vida -excepto cuando se trate de trasplantes de médula ósea, para lo cual se requerirá el consentimiento expreso de los padres o representantes legales-, y únicamente podrán ser donadores cuando han perdido la vida. Para esto se deberá contar con el consentimiento expreso de los representantes legales del menor.
  • Los incapaces mentales y otras personas sujetas a interdicción no podrán ser donadores ni en vida ni después de su muerte. Las incapacidades surgen como consecuencia de un estado nosológico, adquirido o congénito, afectando a alguna parte del organismo, con repercusiones más o menos amplias, en detrimento de las mismas.
  • Las mujeres embarazadas en vida sólo podrán donar en caso de que el receptor estuviere en peligro de muerte y siempre que no implique riesgo para la madre ni para el producto de la concepción.

Para la asignación de un órgano o un tejido a un paciente, el comité interno de trasplante se rige por lo establecido en la Ley General de Salud:

Artículo 336.Para la asignación de órganos y tejidos de donador no vivo, se tomará en cuenta la gravedad del receptor, la oportunidad del trasplante, los beneficios esperados, la compatibilidad con el receptor y los demás criterios médicos aceptados, así como la ubicación hospitalaria e institucional del donador.

Cuando no exista urgencia o razón médica para asignar preferentemente un órgano o tejido, ésta se sujetará estrictamente a las bases de datos hospitalarias, institucionales, estatales y nacionales que se integrarán con los datos de los pacientes registrados en el Centro Nacional de Trasplantes. 

Si deseas conocer más acerca de la legislación, consulta la Ley General de Salud en sus artículos relacionados con la perdida de la vida y la donación de órganos. 

 regresar

BUSCA TU ESPECIALISTA